Remedios naturales

Poco a poco hemos ido incorporando a nuestra dieta habitual ingredientes que, hasta hace unos años, nos parecían poco menos que curiosidades culinarias. Las algas marinas no podían ser menos, y tanto es así que se han hecho un hueco preferente en muchos platos, aunque es cierto que su presencia le sigue resultando “exótica” a nuestros paladares occidentales.

Desde hace muchos siglos se conocen los beneficios del frío y del calor para calmar los dolores musculares.

Las semillas de la borraja –humilde planta silvestre que habita en los campos fértiles y húmedos de la Europa mediterránea– son una de las mayores fuentes vegetales de ácidos grasos omega 6, concretamente de un tipo de ellos, el ácido gamma linoléico.

Es ingrediente habitual en numerosas especialidades de la cocina de India, China, Japón o Tailandia, donde es también protagonista de su medicina tradicional y, aunque en España es cada vez más conocido, aquí se emplea solo manera excepcional.

Aunque solemos considerarlo un sencillo complemento decorativo de pastas, pasteles o hasta del shushi, el sésamo (Sesamum inducum) tiene un alto valor nutricional que ya sabían apreciar hace miles de años las civilizaciones más antiguas, como Egipto, Arabia, India, China o Grecia.

No te hace falta tener mucho espacio en casa para disfrutar de tu propio jardín medicinal doméstico. En cualquier maceta o jardinera puedes cultivar plantas muy sencillas y resistentes que nos regalan muchos beneficios para la salud y que incluso se pueden comer.

Con el mercurio en continuo ascenso, es muy habitual que notes cómo tu cuerpo sufre cierto decaimiento o se siente fatigado. Esta planta, la schizandra, es uno de los grandes remedios naturales para llenarte de energía.

Comienza ya a hacer calorcito y muchos hemos sacado ya del armario las sandalias y otros zapatos más ligeros a los que nuestros pies todavía no están acostumbrados. 

Para llevar con más alegría el calor que este mes comienza a hacer en buena parte de España, no hay nada como una horchata fresquita, que se elabora a partir de la chufa.

El nombre quizá no te suene de nada. Pero así es el mundo vegetal. La escutelaria (familiar lejana de la menta) puede ayudarte en muchos sentidos: sedante, antialérgico, antibiótico o antiinflamatorio, entre otros muchos beneficios.

Página 1 de 6

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.