¿Uñas frágiles? Refuerzo en ocho pasos

De todas las partes de nuestra anatomía, las uñas están entre las que más agresiones sufren. Y eso les hace perder su buen aspecto y su brillo. Pero con estos consejos los recuperarás.

Los impactos, la radiación ultravioleta, el frío, los productos de limpieza o el contacto con el agua debilitan las uñas. Además, el auge de manicuras de larga duración con lacas semipermanentes dañan las más frágiles, provocando roturas y volviéndolas blandas, estriadas y quebradizas. ¿Por qué? Nuestras uñas, como el cabello, están formadas por capas de queratina, que es una proteína fibrosa. La parte visible de la uña, la lámina ungueal, crece aproximadamente 1 mm cada día y, además de la agresión de los agentes externos ya mencionados, que pueden afectarla, si recibe menos hidratación se vuelve menos flexible y más quebradiza. Por último, enfermedades como la micosis, caracterizada por un engrosamiento de la uña y un cambio en su color, acaban con su buen aspecto. Para revertir su estado los expertos recomiendan evitar los factores externos y seguir estos consejos:

  •  Mantén las uñas cortas durante el proceso de fortalecimiento. Esto te ayudará a que no se rompan constantemente y te causen dolor. A medida que se vayan recuperando te recomendamos dejarlas crecer 1,5 mm.

  •  Límalas con cuidado. Si notas que están algo frágiles, hazlo de una manera más suave que de costumbre para evitar que la lima separe las capas. Y nunca pases la lima por encima de ellas, pues las debilita aún más. Límalas dándoles una forma semicuadrada u ovalada que siga el contorno de la punta del dedo, desde la esquina de los laterales hacia el medio.

  •  Hidrátalas tras lavártelas. Convierte esta rutina en una costumbre, y procura lavarlas con agua no demasiado caliente, pues el calor las reseca aún más. Seca bien las manos y las uñas después de cada lavado.

  •  Ponte siempre guantes cuando vayas a realizar tareas que tengan que ver con el agua. También si tienes que usar desinfectantes y otros productos de limpieza, pues contienen químicos muy agresivos.

  •  Trata la sequedad de las cutículas utilizando aceites regeneradores como el de almendra para evitar la deshidratación y mantenerla sana. También así se previene la formación de padrastros sobre ella. Tras tu manicura habitual, masajea la cutícula suavemente con un poco de aceite.

  •  Usa esmaltes de calidad. Antes de aplicártelas es importante que uses una buena base protectora.

  •  Retira el esmalte con productos sin acetona, ya que es una sustancia muy agresiva.

  •  Cuídalas a diario con un aceite especial, hazte la manicura una vez a la semana y alterna el esmaltado con semanas sin pintar.

¡No las muerdas!

Hacerlo puede provocar infecciones por bacterias, virus, hongos o cándidas. Además, esa manía crea traumatismos bajo las uñas, alterando su anatomía.

Toma nota... su salud también depende del plato

Es posible que las carencias nutricionales también sean responsables del estado de tus uñas. Las vitaminas más importantes para su salud son las del grupo B (entre ellas, la biotina y la B12), la C (mejora la piel alrededor de la uña), la A (cuya carencia provoca problemas de coloración) y la D (que ayuda a la asimilación del calcio). Además de una alimentación equilibrada, los suplementos de levadura de cerveza y las cápsulas de Omega 3 añaden un gran número de vitaminas, minerales y oligoelementos.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.