Espirometría: ¿Funcionan bien tus pulmones?

Esta prueba se utiliza para detectar posibles trastornos respiratorios tan habituales como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o el asma. Sólo hay que soplar con energía a través de un aparato llamado espirómetro.

 

¿Qué es?

La espirometría es una prueba diagnóstica rápida y sencilla, muy conocida y utilizada en medicina. Mide la cantidad de aire que sale de los pulmones durante la respiración normal y en condiciones de sobreesfuerzo, para conocer si éstos funcionan correctamente. Para ello se emplea un aparato llamado espirómetro, que tiene forma de boquilla.

¿En qué casos se suele hacer?

Se utiliza de manera habitual para el estudio de pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o con asma, dado que esta prueba ayuda a detectar si el aire entra o sale con dificultad en las vías respiratorias.

¿Cómo se hace?

Durante la prueba, el paciente permanece sentado y se le coloca una pinza nasal. Se le pide que realice una inspiración relajada.

A continuación, cuando el técnico le dé la orden, deberá expulsar el máximo de aire posible a través del espirómetro durante al menos seis segundos de forma continua, animado por el técnico, quien vigilará que expulse el aire con un flujo constante.

El estudio suele durar entre diez y quince minutos.

La capacidad pulmonar se mide en litros o en mililitros. La media en los adultos es tener unos tres litros las mujeres y tres litros y medio los hombres. Los deportistas profesionales pueden superar los siete litros de capacidad pulmonar forzada.

¿Se siente alguna molestia?

La espirometría no produce dolor ni molestias. El paciente sólo se puede sentir algo fatigado durante la prueba, por el pequeño esfuerzo que supone. Ocasionalmente, se puede tener un acceso de tos y sensación de mareo por el mismo motivo.

¿El paciente tiene que prepararse de alguna manera antes de la prueba?

Las personas que toman medicamentos broncodilatadores deben suspenderlos durante las horas previas en medida de lo posible para obtener resultados más fiables. Si padecen una enfermedad pulmonar, cardiaca o de la coagulación, deberán advertírselo al médico.

Además, es aconsejable hacer una comida ligera antes del estudio –no es necesario ayunar– y evitar las bebidas con cafeína unas horas antes. Los fumadores deben abstenerse del tabaco varios días previos al estudio.

Se recomienda reposo minutos antes de la prueba y no llevar ropa ajustada en la zona del pecho y del abdomen.

¿Es suficiente esta prueba para diagnosticar enfermedades respiratorias?

A través de la espirometría se puede detectar la posible existencia de enfermedades pulmonares, saber si una persona es susceptible de desarrollarlas y clasificar a los pacientes según su gravedad, para mejorar su seguimiento, tratamiento y evolución. Sin embargo, no puede diagnosticar una enfermedad específica. Por tanto, para efectuar un diagnóstico pueden ser necesarias pruebas adicionales, como una radiografía de tórax, que se contrastará con el historial de salud y profesional del paciente.

 

“Espirometría” procede de los términos spiros (“soplar” o “respirar” en griego), y metría (“medida”).

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.