Así como los ojos pueden reflejar el estado del alma, la orina también actúa como indicador de cómo funciona nuestro cuerpo. Color y olor son las señales que debemos vigilar.


La orina es un líquido de color ambarino y olor característico, que se fabrica en los riñones y que se elimina del organismo tras pasar por las vías urinarias.

Puede considerarse como un filtrado en el que quedan todas las sustancias sobrantes que no sirven al organismo y que, en caso de acumularse, podrían resultar tóxicas. El principal componente de la orina es el agua, pero contiene además otras sustancias que se deben eliminar del organismo, como sales minerales (sodio, potasio, calcio, cloro) y sustancias orgánicas sobrantes (urea, ácido úrico, creatinina, vitamina C, etc.).

Tiene dos funciones fundamentales: mantener el equilibrio de los líquidos en el organismo y retirar de la sangre las sustancias de desecho producidas por todas las células del cuerpo.

Atención al color

Lo que comemos o bebemos puede modificar el color la orina, pero si sospechas que no es la comida la causa del cambio, no lo dudes y acude a tu médico. El color puede ser un indicativo de que ocurre algún tipo de anomalía. Los colores más característicos son:

  • Color refresco de cola: Si además este tipo de orina va acompañada de heces pálidas, puede ser síntoma de un problema en el hígado (una hepatitis, por ejemplo) o en las vías biliares (problemas con la bilirrubina).

  • Tono anaranjado: Algunos medicamentos pueden provocar cierta coloración en nuestra orina. Por ejemplo, el tono anaranjado es propio del tratamiento preventivo para la meningitis. También la orina puede tornarse anaranjada a causa del excesivo consumo de remolacha, zanahorias o moras.

  • Amarillo muy claro: Puede ser síntoma de diabetes.

Restos de sangre

Hematuria es el término con el que los profesionales sanitarios denominan a los restos de sangre que aparecen en la orina. Algunas veces casi no se percibe si no es con un examen más profundo. Puede ser causada por:

  • Color nefrítico: Es decir, depósitos de arenilla o cálculos en la vía urinaria. Suele cursar con dolor intenso y en ráfagas en la zona del riñón.

  • Infección de orina: Ocurre especialmente en mujeres y es fácilmente detectable, ya que suelen ir acompañada del denominado síndrome miccional (escozor, micción entrecortada y en pequeñas cantidades). Si además hay fiebre, puede indicar, en las mujeres, afectación de las vías urinarias y, en los hombres, prostastitis.

Otras señales

  • Si notas un exceso de espuma puede haber demasiadas proteínas en tu cuerpo (proteinuria) y suele indicar un problema renal.
  • El olor dulce de la orina puede ser una señal de diabetes.
  • Si notas cierto olor a amoniaco puede ser por falta de hidratación. Bebe más líquido.


UNA CURIOSIDAD:
Seguro que alguna vez has notado que al comer espárragos tu orina tiene un olor más fuerte. No te asustes, es porque contienen una sustancia llamada ácido asparagúsico, que provoca este olor.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.