No son pocos los españoles que confiesan ser un poco “perezosos” a la hora de tomar fruta. Si es tu caso, aquí te damos buenos argumentos para que la fruta fresca al natural se convierta en tu postre, merienda o tentempié favorito. ¿Te vas a resistir?


En el mercado podemos encontrar diversas variedades de presentación de la fruta: en almíbar y envasada al vacío (en tarro de cristal o en lata), seca, escarchada, en compota o mermelada… Desde luego, son buenas opciones para incluir un poco más de fruta en nuestra dieta. Sin embargo, lo más sano es lo natural: la fruta fresca, pues nos aporta intactas todas sus vitaminas, su fibra y otros nutrientes y tiene muchas menos calorías que la fruta procesada, que suele llevar jarabe de glucosa, miel o edulcorantes artificiales añadidos.

De temporada

Y si hablamos de calidad y sabor, no hay duda que la elección debe ser fruta de temporada, que es la propia de cada mes o estación, si bien podemos disfrutar de todo tipo de variedades durante todo el año gracias a la fruta de importación y de invernadero.

Una pieza de fruta siempre a mano

  • En el desayuno: Es una inyección de vitaminas para comenzar el día.
  • A media mañana y en la merienda: Alimenta y sacia el apetito hasta la siguiente comida principal.

  • En la comida y en la cena: Como postre, completa el aporte de vitaminas y fibra que hemos ingerido.

Mi niño no quiere la fruta. ¿Qué hago?

  • Hazla más atractiva: cortada en trozos, picada, en zumo, en batido, en macedonia, con yogur, con helado…

  • Acostúmbrale a que la coma. Terminará gustándole.

  • Dale ejemplo: Si mamá y papá comen fruta todos los días los niños también lo asumirán como un hábito sano.

Mordiscos de salud

La fruta es la “vacuna” más natural que existe para:

  1. El envejecimiento precoz. Sus antioxidantes refuerzan a todas las células del organismo frente a las agresiones externas. Se aprecia, por ejemplo, en la piel, pues previene la aparición de arrugas y manchas.

  2. Las infecciones, sobre todo las respiratorias. Las vitaminas A y C protege las mucosas de la acción de virus y bacterias.

  3. El estreñimiento. No hay nada como la fibra de la fruta (y de la verdura) para “ir como un reloj”.

  4. El cáncer. También gracias a sus antioxidantes naturales, nuestro cuerpo es más resistente a la proliferación de células cancerígenas que pueden dar lugar a tumores.

  5. Nos protege de los infartos.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.