En muchos de nuestros bosques se erige este árbol de frondosa copa y amable sombra, que llega a alcanzar hasta cuarenta metros de altura. 


Entre las numerosas especies de fresno que existen, el que se utiliza en fitoterapia por sus propiedades terapéuticas es el fresno elevado (Fraxinus excelsior L.), que se denomina así porque es el más grande de Europa. Es fácil encontrar preparados elaborados a partir de sus hojas, pero son poco conocidos los efectos sobre la salud que se le atribuyen. Estos son algunos de los más interesantes:

  • Efecto antinflamatorio: Aunque no hay suficientes ensayos clínicos que lo avalen, el fresno se ha utilizado tradicionalmente para aliviar las molestias de la gota, la artrosis, la artritis y otras dolencias que provocan dolores articulares, como la tendinitis o los esguinces. Su acción antiinflamatoria se atribuye a la presencia de un tipo de antioxidante flavonoide en su composición química, el rutósido.

  • Efecto diurético: El fresno aumenta la eliminación de orina debido a que contiene manitol y potasio. Junto a la acción antiinflamatoria, esta propiedad del fresno favorece también a las personas que padecen enfermedades reumáticas y problemas de retención de líquidos.

  • Efecto laxante: La mejora del tránsito intestinal que produce se debe a sus mucílagos, sustancias que, en contacto con el agua, forma un gel viscoso y voluminoso que incrementa el volumen de las heces y las ablanda.

Ten en cuenta que... 

  • Los mucílagos que contiene el fresno pueden retrasar o disminuir la absorción oral de ciertos principios activos de medicamentos.

  • No se ha comprobado si los componentes del fresno se excretan en cantidades significativas con la leche materna y si ello podría afectar al feto.

  • No se ha evaluado la seguridad y eficacia del fresno en los niños, por lo que tampoco se les recomienda. Por todos estos motivos, consulta al médico antes de tomarlo. Automedicarte puede poner en riesgo tu salud.

El árbol de las leyendas

El fresno es el árbol de la vida en la mitología nórdica, en la que se relata que de su corteza nació el primer hombre.

En la antigüedad, en Centroeuropa, se creía que las serpientes, símbolo del mal, eran repelidas por las hojas de este árbol. Por eso, en muchos rituales se dibuja un círculo on una rama de fresno para trazar un área de protección.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.