Si tienes diabetes, es muy importante que aprendas por qué puede ocurrirte, a identificar los síntomas y qué debes hacer para recuperarte enseguida.


Cualquier persona con la diabetes que se administre insulina o que tome medicación para esta enfermedad es susceptible de sufrir bajadas de glucosa en sangre que, si no se remedian a tiempo, pueden ser peligrosas. Cuando el organismo dispone de menos azúcar del que necesita para funcionar (por debajo de 70 mg/dl), responde con síntomas progresivos: se puede empezar teniendo sensación de hambre y sequedad de boca, pasando por un aumento de la sudoración, malestar, temblor, desorientación, mareo, palpitaciones y visión borrosa, hasta llegar a la pérdida de la consciencia.

Es muy importante saber identificar estos signos con los que el cuerpo alerta de que sus reservas de glucosa están bajo mínimos, porque de esta manera es posible corregir la hipoglucemia de inmediato, evitando que la situación se agrave rápidamente y suponga un serio riesgo para la vida.

“Hipos” desapercibidas

La mayoría de las personas con diabetes notan desde el primer momento cuándo les está sobreviniendo una bajada importante de glucosa, pero algunas de ellas a veces sufren lo que se conoce como “hipoglucemias desapercibidas”, que aparecen de manera repentina y sin que ellos sientan síntomas, por lo que la persona afectada puede estar expuesta a situaciones de alto riesgo si esto le sucede, por ejemplo, mientras está conduciendo un vehículo o manejando maquinaria peligrosa. El hecho de padecer con mucha frecuencia estas hipoglucemias desapercibidas puede dar lugar a más hipoglucemias de carácter grave. 

Sin embargo, las personas con diabetes no deben resignarse a vivir con temor, sino poner todo su empeño en tener bajo control sus niveles de glucosa en sangre como medida prevención. ¿Cómo conseguirlo? Haciéndose más autoanálisis de glucosa en sangre (en el dedo) y subiendo los objetivos de control glucémico. También son de enorme utilidad los medidores continuos de glucosa, unos aparatos que se insertan en la piel y avisan mediante un sonido cuando la glucosa en sangre baja o sube demasiado.

¿A qué se deben?

En personas con diabetes, las hipoglucemias pueden originarse por diversas causas:

  1. Tratamiento intensivo con múltiples dosis de insulina. Es la mejor terapia para personas con diabetes tipo 1, ya que permite, en la mayoría de los casos, reducir o retrasar la aparición de complicaciones como la retinopatía o la neuropatía diabética. Sin embargo, con este tratamiento se puede incrementar el número de hipoglucemias, que en ocasiones pueden ser graves. Tener siempre a mano el medidor de glucosa y realizarse mediciones de glucemia a menudo –al menos antes de cada ingesta de comida o bebida– es la mejor medida de prevención.

  2. Falta de ingesta de alimento. Es importante comer en pequeñas cantidades cada tres o cuatro horas (cinco o seis ingestas diarias). El plan de al imentación –rico en fibra y pobre en grasas saturadas y colesterol– debe ser individualizado, acorde a la medicación y las pautas de insulina prescritas por el médico y con el ejercicio previsto. De esta manera, el alimento se ajustará a la acción de los medicamentos para regular la insulina en sangre. Puede ser necesario ir variando la dieta en función del tipo de tratamiento prescrito. Para evitar cualquier tipo de riesgo, es preciso seguir siempre las indicaciones del médico y/o enfermera.

  3. Exceso de ejercicio. Caminar mucho más tiempo de lo habitual o hacer un esfuerzo físico al que no se está acostumbrado puede ser causa de bajones de glucosa en personas con diabetes tratadas con sulfonilureas o insulina, sobre todo si tienen cifras bajas de glucemia.
     

Por ello, el ejercicio debe ser diario, suave, y a ser posible, realizado unas horas después de comer, mejor si es en compañía de otra persona, con un calzado adecuado y llevando siempre algo dulce por si aparecieran síntomas de hipoglucemia.

¿Qué hacer cuando ocurre?

  • Si la persona está consciente y es capaz de reaccionar ante los primeros síntomas, la hipoglucemia suele solucionarse enseguida tomando un par de sobres de azúcar, unas galletas, caramelos, un vaso de zumo o suero con glucosa (preparado especial de farmacia).

  • Si la persona se ha desmayado, puede ser necesario que otro le administre glucagón, inyectado vía intramuscular o subcutánea. El glucagón es una hormona que moviliza el azúcar almacenado en el hígado, permitiendo así corregir la hipoglucemia. En este caso se requerirá siempre el traslado urgente del afectado a un centro sanitario para que un médico valore su estado.

Todas las personas que alguna vez hayan sufrido una hipoglucemia desapercibida o con síntomas muy intensos deberían llevar siempre consigo un kit de glucagón e informar a sus familiares y compañeros de trabajo (o compañeros de clase y profesores, en el caso de los escolares) sobre en qué casos y cómo utilizarlo en caso de necesidad, porque realmente pueden salvarles la vida llegado un caso extremo. Tampoco deben olvidar las personas con diabetes llevar siempre encima algún documento o medalla en la que se pueda leer que tienen diabetes.

Desayuna bien para rendir a tope 

Cualquier persona que no sea diabética también puede sufrir un “bajón” de glucosa si se salta el desayuno o si come poco a lo largo del día, pero tiene un desgaste físico e intelectual importante. Sobre todo puede ocurrirles a las embarazadas, debido a que sus requerimientos de glucosa son mayores de lo normal. Para evitarlo, hay que tomar un desayuno completo todos los días y hacer cinco comidas diarias (incluidos un tentempié a media mañana y la merienda).

Pero también el estrés y la ansiedad pueden provocar una “montaña rusa” de glucosa, produciendo a veces “bajones” (normalmente, con síntomas leves) o subidas (con síntomas parecidos), debido a que en situaciones de tensión emocional producimos más cantidad de adrenalina, y esta afecta a la regulación de la glucosa en sangre. Tomárselo todo con más calma es la mejor de las recetas para evitarlo.

Medicamentos más seguros

En los últimos años han aparecido antidiabéticos orales mejorados que estimulan la producción de insulina disminuyendo el riesgo de hipoglucemia en comparación con algunos fármacos clásicos.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.