Artrografía: La radiografía dinámica y en movimiento

Todos en alguna ocasión hemos necesitados de los conocidos “rayos X”, pero cuando hablamos de las articulaciones (hombros, rodillas, muñecas...) la radiografía estándar suele no ser suficiente.


Te presentamos otra técnica que no duele y que ayuda a conseguir un mejor diagnostico en las alteraciones de una articulación.

¿Qué es?

La artrografía es una prueba muy frecuente para valorar y evaluar posibles daños en las articulaciones (hombros, muñecas, caderas y tobillos). A diferencia de la radiografía simple, la artrografía emplea -además de los mismos mecanismos que la radiografía simple-, una fluoroscopia o fuente de radiación ionizante continua, que permite obtener imágenes dinámicas o en movimiento de la articulación estudiada.

¿Cómo se lleva a cabo?

Se realiza de forma ambulatoria, es decir que no requiere ingreso hospitalario alguno. Por lo general, la artrografía sigue este proceso: 

  • No requiere de preparación previa, pero deberás firmar un documento, conocido como “consentimiento informado”, en el que se explica el proceso de la prueba.

  • Deberás desprenderte de todo tipo de objetos personales. Tales como: joyas o cualquier tipo de material metálico.

  • Según la zona en la que requieras las prueba (hombros, cadera, muñuecas o tobilos) deberás desnudar esa zona.

  • Tumbado en la mesa de examen, te tomarán imágenes de rayos X de la articulación para comparar luego con las imágenes del artrograma. Cuando existen rayos X recientes, el médico puede elejir usarlos como referencia.

  • Se anestesia la zona para insertar una aguja más larga en la articulación e inyectar el material de contraste (y a veces aire) en el espacio de la articulación. En algunos casos, el radiólogo moverá la articulación mientras evalúa el movimiento de la articulación bajo fluoroscopia.

  • El examen de artrografía convencional, por lo general se realiza en 30 minutos.

¿Qué se siente durante y después de la prueba?

Es una prueba que no te supondrá ningún tipo de dolor, pero sí que notarás ciertas molestias cuando te administren el contraste y/o anestésico local en el interior de tu articulación.

  • Tras realizarte las pruebas es completamente normal que notes unas ligeras molestias o hinchazón en la articulación estudiada. estas molestias desaparecerán progresivamente con la aplicación de hielo en la zona afectada y un antiinflamatorio.

  • Puedes advertir algún chasquido o crujido con el movimiento de la articulación durante algunos días después del procedimiento. Es normal. Suele desaparecer en una semana, aproximadamente.

  • En días posteriores a la prueba evita realizar movimientos bruscos de la articulación. Normalmente, se recomienda dentro de las primeras 24-48 horas tras el estudio.

  • Y sobre todo, avisa a tu médico en cualquiera de las siguientes situaciones:
    • Fiebre.
    • Sangrado u otra supuración del sitio de la inyección, tras varios días de la realización de la prueba.
    • Aumento de dolor en el sitio de la inyección.

¿Existe riesgo importante para la salud?

En general, NO supone un riesgo para la salud si seguimos pautas tales como:

  • Avisar si somos alérgicos o sensibles a los medicamentos, los materiales de contraste, la anestesia local, el yodo, los mariscos o el látex.

  • O si estás embarazada o sospechas estarlo, ya que la exposición a la radiación durante el embarazo puede provocar anomalías congénitas.

  • También debemos informar sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que estés tomando.
     

Entonces, ¿son peligrosas las radiaciones?

Las organizaciones nacionales e internacionales de protección de la radiología revisan y actualizan constantemente las normas técnicas utilizadas por los profesionales en radiología. Los sistemas modernos de rayos X tienen haces de rayos X muy controlados y métodos de control de filtración para minimizar la desviación (dispersión) de la radiación. Esto garantiza que aquellas partes del cuerpo de las que no se toman imágenes reciban la mínima exposición posible a la radiación. Además, existen otros procedimientos que se pueden utilizar para diagnosticar problemas de las articulaciones exentos de radiación como la resonancia magnética nuclear (RMN) y tomografía computarizada (TC).

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.