Al igual que el estreñimiento, la diarrea no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma, cuya importancia depende sobre todo del tiempo que dure, si bien en todos los casos hay que prestarle toda la atención que merece.


Podemos decir que la tenemos si la evacuación de heces acuosas o blandas se produce en más de tres ocasiones al día. Además, en ocasiones puede acompañarse de dolor, debilidad, náuseas, vómitos, espasmos abdominales (retortijones) y fiebre.

¿Hay que ir al médico?

La eliminación de heces líquidas o semilíquidas provoca que el agua y determinados nutrientes no puedan ser absorbidos con normalidad por el organismo, dando lugar a un mayor o menor grado de deshidratación y de desnutrición.

Si nuestro estado general no se ve afectado, no es necesario consultar al médico de familia si se siguen una serie de pautas básicas en cuanto a alimentación e hidratación. En cambio, sí hay que acudir al médico lo antes posible en estos casos:

  1. Si la diarrea es muy intensa durante más de tres días, se acompaña de vómitos continuos que nos impiden alimentarnos correctamente y tenemos síntomas de deshidratación (boca seca y labios agrietados, piel escamosa...).

  2. Si sentimos un fuerte dolor en el abdomen o en el recto, perdemos peso, tenemos fiebre u observamos sangre o moco en las heces.

  3. Si trabajamos en un hospital, guardería o residencia, o somos manipuladores de alimentos, por si la diarrea fuera de origen vírico, para prevenir el riesgo de contagiar a otras personas.

  4. Si quien padece la diarrea es una persona especialmente sensible: un niño menor de tres años, una persona mayor o con enfermedades crónicas.

¿Cuánto dura?

En la diarrea aguda (gastroenteritis), generalmente de origen vírico, la recuperación total es cuestión de días, o a lo sumo de una semana. Si persiste durante más de tres semanas puede ser síntoma de un trastorno más importante, como una intolerancia alimentaria o una enfermedad del estómago, del intestino delgado o del colon (como la enfermedad de Crohn).

Debes evitar...

  • Los vegetales crudos, en especial las verduras de color verde (lechuga, acelgas, espinacas).

  • La leche.

  • Los frutos secos (almendras, nueces, avellanas, etc.).

  • Los productos azucarados (mermelada, caramelos, pasteles, chocolate...).

  • Las bebidas con gas.

Se recomienda...

  • Evitar alimentos sólidos durante al menos 16 horas. Tomar solo agua, agua de arroz o caldo vegetal, bebiendo en pequeñas cantidades de manera continua, sin forzar.

  • Controlada la primera fase (menos de tres o cuatro deposiciones al día), introducir gradualmente una dieta blanda.

  • Si hay buena tolerancia a la dieta blanda, ir volviendo poco a poco a comer con normalidad.

  • La hidratación es esencial para recuperar los líquidos y electrolitos perdidos: toma abundante agua, caldo vegetal o soluciones de rehidratación oral.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.