¿Sabías que un abrazo es sinónimo de salud? Puede parecerte algo exagerado pero, lo cierto, es que el contacto humano no solo es una muestra de cariño, sino que es tan necesario y vital como el ejercicio o la alimentación.


Tocar y acariciar es la mejor manera de expresar afecto, comprensión, amor, cercanía, solidaridad, compasión, entre otras muchas emociones. De hecho, tocar y que nos toquen, además de ser un estímulo agradable, es toda una necesidad humana. Continuamente necesitamos ese “calor humano”.

Piensa en un bebé. No sabe articular palabras y todos los mensajes que recibe y ofrece son a través del contacto físico. Ese contacto le permite desarrollarse de forma correcta física y emocional. Entonces, ¿por qué cuando somos adultos dejamos de abrazar?

Freno de los abrazos

La razón la encontramos en el ámbito social. Según explican los psicólogos hemos interiorizado, desafortunadamente, que el tocarse forma parte exclusivamente de la comunicación erótica.

El único abrazo que se desliga de este sentido erótico es el que se muestra a los niños pequeños. Podemos decir que este gesto si es “aprobado socialmente”.

No te prives de abrazar, es un gesto gratuito que puede ofrecerte grandes beneficios.

Los abrazos son gratis, ecológicos, no tienen fecha de caducidad, son sencillos de utilizar y siempre están a mano. Benefíciate de ellos. 

Tipos de abrazos

Se ha escrito mucho acerca de cuál es el abrazo perfecto y casi todas las voces expertas coinciden en el mismo punto. El abrazo perfecto es el que te hace sentirte bien. Eso sí, recomiendan que, al menos debe de durar seis segundos. Algunos tipos:

  • "Abrazo del oso": Una de las dos personas es más alta, pero tampoco es requisito para aportar la cualidad emocional de este abrazo. El que abraza se curva levemente sobre el más bajo, envolviéndolo con los brazos. El que es abrazado apoya la cabeza en el hombro o pecho del otro y rodea la cintura del que abraza. Los abrazos de oso, se dan entre padres e hijos; abuelos y nietos.  Este abrazo transmite mensajes como: Te apoyo; cuenta conmigo; comparto tu dolor o alegría.
  • "De mejillas": Demuestra ternura y bondad. Se puede dar sentado, ya que no requiere un contacto total. Este abrazo se da entre amigos íntimos, entre la pareja o con un ser querido. Es ideal para una ocasión feliz.

  • "Con forma de A": Frente a frente, coloca los brazos alrededor de los hombros. El costado de las cabezas queda apoyado en la del otro y el cuerpo está inclinado hacia delante sin que haya contacto debajo de los hombros. Es un abrazo clásico y muy apropiado para las relaciones recientes o cuando se requiere cierto grado de formalidad.

  • "Abrazo sándwich": Este abrazo no es de dos, sino de tres. Dos de ellas se colocan frente a frente y el tercero, en medio de los dos. Este abrazo proporciona sensación de seguridad y apoyo. Es ideal para compartir en familia (madre, padre e hijo) o entre tres buenos amigos.

  • "de corazón": Se considera el abrazo por excelencia. Se inicia un contacto visual mientras la pareja está de pie, frente a frente. Los brazos deben rodear hombros y espalda y las cabezas se juntan y se establece un contacto físico. Éste es un abrazo sublime, largo, afectuoso, abierto y genuino. Puede expresar amor puro e incondicional.

  • "A la medida": Es muy efectivo porque nos hace sentir bien. Aquí entra el factor ambiente, situación, compañía y las necesidades personales del abrazo: afecto, efecto, fuerza, apoyo o reafirmación o cualquier sensación agradable que pueda proporcionar el abrazo. 

Grandes beneficios

Nuestra piel, el órgano más extenso de nuestro cuerpo, posee muchos receptores sensitivos que avisan a nuestro cerebro de sensaciones como frío, calor, etc. Al recibir un abrazo, un apretón de  manos o una caricia se libera oxitocina, una hormona que ofrece sensación de bienestar. Según el psicólogo Bernabé Tierno, “son necesarios 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 para mantenerse y 12 para crecer como personas”.

  • Te hace sentir más viva.
  • Mejora el sistema inmunológico, tus defensas.
  • Deshace la soledad y la depresión.
  • Derrota el miedo.
  • Mejora la autoestima.
  • Alienta el altruismo.
  • Retrasa el envejecimiento.
  • Ayuda a reducir el apetito.
  • Ayuda a reducir la tensión.
  • Puede corregir el insomnio.
  • Preserva los músculos de los brazos y los hombros.
  • Imparte la sensación de que pertenecemos.

Reglas para abrazar

  • Asegúrate de contar con permiso: Respeta espacio y privacidad (“te daría un abrazo”).

  • Cuando seas tú el que necesita el abrazo, pide permiso. El abrazo curativo es una práctica basada en el compartir y no en el mero dar o recibir. Cuando sintamos necesidad de un abrazo, hay que decirlo: “ me gustaría o me vendría bien un abrazo”.

  • No olvides el agradecimiento por el apoyo recibido. Con un “gracias” o “me gustó” bastará.

  • Asume la responsabilidad de expresar lo que necesitas y el modo en que deseas recibirlo.

  • Puede ir acompañado de efectos sonoros (suspiros, expresiones de placer) o disfrutarlo en silencio.

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.