Los hombres son más reacios que las mujeres a ir al médico, pero en la madurez de la vida, es hora de ser responsable. La salud está en juego. 


Una reciente encuesta a varones de entre 40 y 60 años desveló que en el último año no habían ido ni una sola vez al médico. ¿Qué motivos aducen para no hacerlo? Son variados:

  • Porque les produce miedo o desagrado tenerse que someter a ciertas exploraciones, especialmente las urológicas.

  • Porque piensan que están bien de salud y no necesitan que un médico les someta a un control.

  • Y fundamentalmente porque, por lo general, tienen asumido que muchos problemas de salud son normales para su edad y no merece la pena consultarlos con el médico.

Como contrapartida, se ha comprobado estadísticamente que los varones ingresan más en los hospitales por accidentes cerebrovasculares y son más propensos a la vida sedentaria y hábitos tóxicos como el tabaco. De ahí la importancia de someterse a chequeos periódicos, especialmente si ya han cumplido los cuarenta años.

Según especialistas de la Sociedad Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva, las mujeres en España cumplen con su agenda de revisiones médicas de manera más disciplinada que los varones, lo cual contribuye a que en la actualidad la población femenina tenga una esperanza de vida hasta siete años superior que la masculina.

¿Por qué desde los 40?

A partir de los 40 años, los hombres entran en la etapa madura de su vida y, al igual que las mujeres, experimentan cambios progresivos en su cuerpo y en su metabolismo, debido a un descenso de la hormona masculina por excelencia, la testosterona.

La testosterona no es solo una hormona sexual como se piensa: sus niveles influyen en la medula ósea, en la producción de los glóbulos rojos, en las funciones cognitivas, en la densidad del hueso o en la distribución de la grasa, entre otras funciones en el
organismo. Por eso es tan importante, una vez cumplidos los 40, acudir al médico de familia como mínimo una vez al año para realizarse un chequeo general, incluyendo un análisis de sangre en el que no falte una medición de los niveles de testosterona.

Anticípate al cáncer

Otro de los riesgos específicos de los varones que aumentan después de los 40 es el de que aparezcan tumores de próstata, que pueden ser benignos o malignos. Como norma general, los urólogos recomiendan los exámenes anuales de detección a todos los hombres desde que cumplen 50 años, y a partir de los 40 o 45 años si hay casos de cáncer de próstata en su familia. Las pruebas consisten en un tacto rectal y en casos de mayor riesgo también una determinación de la hormona PSA.

Juegas con ventaja

La disfunción eréctil (incapacidad de conseguir y mantener una erección suficiente como para permitir una relación sexual satisfactoria) puede ser un aviso de enfermedades como:

  • Trastornos cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Colesterol elevado.

Por fortuna, a diferencia de otros síntomas menos evidentes, la falta de erección es visible. Si te ocurre, préstale atención: acude al médico cuanto antes. Estarás a tiempo de que el problema y las dolencias a las que está asociado vayan a más.

 

 

TELÉFONO DE ATENCIÓN

902 74 70 70

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.