Manchas en la piel ¡Bórralas en un santiamén!

El sol, al aumentar la actividad de los melanocitos, agrava todas las manchas faciales, ya sean nevus, melasmas o las que aparecen por la edad. Y al finalizar el verano, cuando el moreno empieza a irse, se notan más, afeando nuestro rostro. Pero se pueden eliminar y aquí van las claves para hacerlo.

Hasta un 80% de las mujeres padece en algún momento de su vida este efecto indeseado del sol sobre la piel. Y esto es así porque la radiación UVA, que es su principal causante, actúa sobre nuestra epidermis todos los días del año, incluso aunque esté nublado, penetrando hasta el corazón de la dermis. Pero está claro que la sobreexposición solar se produce sobre todo durante los meses de estío. Y de esta, son los radicales libres los que provocan un agravamiento del estrés oxidativo, además de daños en el núcleo de las células, causando desórdenes pigmentarios y la aparición de las manchas oscuras y del tono gris y apagado de la piel. Para acabar con el problema, la doctora Leonor Prieto, directora científica de La Roche-Posay nos recomienda primero «actuar de manera preventiva, a través de la protección solar, y después de manera reactiva, con tratamientos de choque que actúen sobre la formación de la pigmentación».

Pero antes de nada, cuando aparecen manchas solares rebeldes lo primero es descartar un posible melanoma. Aunque no es imprescindible, cuando observemos una mancha que ha crecido de forma rápida, que sea irregular o con varios tonos que nos resulte sospechosa es necesario el diagnóstico de un dermatólogo que descarte una patología. Como recuerdan los investigadores del laboratorio dermatológico Genové, «una exposición constante puede provocar la aparición de diferentes lesiones y patologías que pueden dañar nuestra piel». Y aunque unas pieles tienen mayor tendencia a la pigmentación que otras, hay otras causas además del sol que las provocan, como los cambios hormonales, la menopausia, y el desarrollo de alergias a la radiación que se producen con la edad. Todas ellas inducen a la melanina a actuar de forma errática, desapareciendo de algunas zonas de nuestra piel, donde deja unas zonas con manchas blancas y otras con más melanina.

Ya se trate de melasmas, lentigos u otras afecciones, cuanto más tardes en tratar tus manchas, más oscuras se harán y más difícil resultará borrarlas. Para conseguirlo, especialistas y dermatólogos recomiendan tratamientos tópicos con cremas cuyos activos despigmentantes aclaran la piel, junto con otros tratamientos como los peelings de última generación y los tratamientos con láser. El uso de un método u otro dependerá del número y forma de las manchas, de la zona del cuerpo donde se encuentren, de su color y de tu tipo de piel.

COSMÉTICOS

Como hay diversos agentes despigmentantes que pueden mejorar el aspecto de tus manchas, su elección debe individualizarse en función de su intensidad y de tu tipo de piel. Los más habituales son la hidroquinona y sus derivados, el ácido retinoico, el ácido kójico, el ácido azelaico, y también la vitamina C, entre otros. En muchos casos necesitaremos complementar los tratamientos cosméticos con peelings o fuentes de luz (luz pulsada o láser).

LOS “PEELINGS”

Con ellos se busca realizar una exfoliación de las capas superficiales de la piel con un agente químico que, dependiendo de su acidez, actúa a mayor o menor profundidad en la epidermis para renovar las células muertas del cutis, y con ello las manchas de edad, producidas por el sol. En estos, se usan alfa y beta hidroxiácidos y ácido glicolico, salicílico, pirúvico… junto con otros activos aclarantes en diferentes combinaciones y concentraciones en función del efecto deseado y el tipo de mancha. Dependiendo de la profundidad de la capa a la que se quiera llegar los ácidos que se utilizan serán más o menos potentes. Así, podemos encontrar diferentes tipos de peeling químicos.

LÁSER

Aunque en la mayoría de los casos bastará con una solución cosmética o un tratamiento en cabina, en otros serán necesarias soluciones más drásticas. Desde el Instituto Médico Láser de Madrid nos recuerdan que el tratamiento láser también debe estar adaptado al tipo de mancha de cada paciente.

Para los lentigos solares recomiendan el láser Affinity Dual Q-Switched, que elimina en una o dos sesiones estas manchas circunscritas que pueblan rostro, manos y escote a partir de cierta edad. Si se trata de los clásicos lentigos seniles generalizados, estos mejoran en una sola sesión con la Terapia Fotodinámica.

En la Clínica Martín Anaya de Madrid aconsejan «el tratamiento con láser Fraxel Dual para tratar el melasma y el Micro Láser Peel para manchas superficiales». Por otro lado, los minielectrodomésticos de belleza caseros también son una buena opción, como el Light Therapy Pigment Control Anti-Manchas, de Talika, basado en los descubrimientos de la NASA, que es capaz de prevenir y reducir las manchas marrones y aclarar el tono de la piel gracias a la frecuencia de la luz que emite en una longitud de onda de 525 nm.

EL USO DE UN TRATAMIENTO U OTRO DEPENDERÁ DE LA ZONA, DE LA FORMA DE LAS MANCHAS Y DE SU COLOR

¿SABES USAR UNA DESPIGMENTANTE?

Una vez que con la ayuda de un experto te hayas decantado por uno u otro tipo de producto es necesario que sigas un protocolo para que su efecto sea realmente efi caz. Primero asegúrate de tener la piel limpia antes de aplicarlo. En las instrucciones de cada producto señala si es necesario hacerlo una o dos veces al día. Si es solo una, mejor por la noche para potenciar los resultados y evitar que los rayos de sol actúen sobre la piel de forma negativa. Si necesitas hacerlo además por la mañana suma un protector solar a tu ritual de belleza. Sé constante y verás resultados en pocas semanas.

MELASMAS

Son de color marrón –aunque no homogéneo, van del amarillo ocre al negro–, con contornos irregulares y se dan con más frecuencia en pieles oscuras y en las zonas más expuestas, (frente, mejillas, sienes, labio superior y mentón). En su aparición influyen la predisposición genética, el embarazo, los anticonceptivos orales y el uso de ciertos tratamientos tópicos.

LENTIGOS

Son manchas también oscuras, con contornos definidos, que aparecen en las zonas más fotoexpuestas (rostro, manos y escote) debido a la suma de exposiciones solares, y aumentan con la edad haciéndose más oscuras y engrosándose con el tiempo a nivel de la epidermis.

OTRAS MANCHAS

También hay otro tipo de manchas. Son las llamadas _pigmentaciones postinflamatorias_ –que persisten después de que se hayan curado dermatosis variadas como el acné–. Y también están aquellas manchas que aparecen como reacción fototóxica a algún medicamento o perfume.

¿TIENEN SOLUCIÓN?

Una vez que sepas el tipo de manchas que tienes, puedes tratarlas con láser, peeling o, si no quieres llegar a ese nivel, con cosmética despigmentante , sin olvidar que para salir de casa siempre debes proteger tu rostro para evitar que las que tienes vayan a más o que aparezcan otras nuevas.

TELÉFONO DE ATENCIÓN

900 818 779

contacto@clubgentesaludable.com

 


SABER VIVIR COMUNICACIÓN, S.L.

Apdo. Correos 8106

28080 Madrid

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.