icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Jueves 19 de Octubre del 2017

La importancia de la hidratación en los mayores

imprimir
 
Nuestros mayores son un grupo especialmente sensible en verano a la deshidratación. Tomar abundante líquido, evitar los esfuerzos físicos y la exposición prolongada al sol son las mejores recomendaciones.

 

El agua es el nutriente esencial para la vida y un ingrediente imprescindible para nuestro bienestar. Nuestro cuerpo está compuesto por un 66% de agua, pero este porcentaje disminuye con la edad y en situaciones de extremo calor, como pueden darse con la llegada del verano y el calor excesivo. La cantidad de agua en nuestros mayores es menor, por lo que es necesario evitar largas exposiciones al sol y beber abundante agua para no sufrir una deshidratación.

A esto se suma que con la edad se producen cambios en la función renal y una importante disminución en la sensación de sed. A los 70 años, la capacidad de los riñones de filtrar y eliminar sustancias de desecho es aproximadamente la mitad que a los 30 años. Esta disminución en la sensación de sed quizás sea el factor más importante, ya que conlleva, en general, una ingesta de líquidos mucho menor que en etapas anteriores de la vida.

Para una correcta hidratación, debemos seguir hábitos que nos proporcionen la cantidad de líquido necesaria y beber al menos 2 litros de líquido al día. Aunque el agua es la mejor fuente de hidratación, podemos tomar diferentes tipos de bebidas para facilitar que la ingesta total de líquidos sea la adecuada. Infusiones, refrescos, zumos, lácteos, caldos y un largo etcétera nos ayudarán a completar esta cantidad. Sí que debemos evitar el alcohol, por su alta capacidad de deshidratación y si se realizan actividades y esfuerzos físicos, conviene aumentar estas cantidades de líquido, del mismo modo si se vive en zonas con clima cálido y húmedo.

Es importante, los familiares y cuidadores deben controlar la cantidad de líquidos que ingieren regularmente los mayores y asegurarse de su correcta hidratación, de la misma manera que con las personas dependientes. Nuestros mayores pierden la sensación de sed y es necesario realizar un seguimiento para que nuestros mayores beban líquidos, incluso antes de tener sed, ya que está es un indicador de que se ha perdido un 1% de líquido corporal. Anticipémonos a la sed e hidratemos nuestro cuerpo de forma continua.
 


Catalina Hoffmann Muñoz-Seca

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate