icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Miércoles 22 de Febrero del 2017

Consejos de cocina

imprimir
 
 
Cirugía contra la incontinencia
La vejiga es un órgano hueco que se encuentra situado en la parte baja del abdomen, en relación con el útero en la mujer y con la próstata en el varón. La pared de la vejiga urinaria está formada por varias capas musculares y elásticas que permiten el llenado y el vaciado de esta bolsa. En su interior se almacena la orina que proviene de los riñones y que más tarde es expulsada a través de la uretra. En la base de la vejiga se encuentra un esfínter o anillo muscular que la cierra evitando que se salga la orina. Un adulto orina una media de un litro y medio por día.

Las causas de la incontinencia fundamentalmente están basadas en las alteraciones anatómicas que en la vida de la mujer acontecen de forma natural, las gestaciones, los partos, la involución de los tejidos, la lasitud de éstos, a medida que la vida transcurre, más en la etapa menopáusica, que se acelera más este proceso. Y luego hay otras causas que pueden acontecer en cualquier edad y que son causas de menor incidencia epidemiológica, por ejemplo, causas neurogénicas. Las causas neurogénicas son aquellas que, a través de enfermedades del sistema nervioso central, interfieren en las normales órdenes que la vejiga y los esfínteres tienen que recibir para que se produzca el mecanismo de la micción ordenadamente.

Técnicas quirúrgicas:

Cirugía trans obturatriz

Se hace un corte en la vagina y otras dos pequeñas incisiones a cada lado de la ingle. Se pasa una aguja curva desde la incisión de la ingle hasta sacarla por el orificio que hemos sacado en la vagina. En esa aguja se enhebra una malla que se inserta hasta quedar colocada a nivel de la ingle, justo por debajo de la uretra, de tal manera que ejerce un mecanismo para contener la orina.

Anatomía del suelo pélvico con malla de tensión

Consiste en hacer una pequeña incisión a nivel vaginal. Después, se hace otra incisión superficial en el abdomen de unos dos o tres centímetros, de forma transversal, como si fuese una cirugía pequeñita. Por ahí se introduce una aguja recta, que se extrae por la incisión de la vagina. En esta aguja se enhebra una malla. Se tira hacia arriba, de tal manera que se queda colocada en la uretra. Se repite el proceso en el otro lado. La novedad es que hay un sistema regulador que queda fuera de la piel y que permite ajustar la prótesis para adaptarlo a las características de cada paciente.

Laparoscopia

Esta intervención se realiza como cirugía reconstructiva del suelo pélvico para mujeres sin útero, es decir, con histerectomía. También cuando la mujer tiene prolapso de vejiga (cistocele) o prolapso de recto (proctocele), que significa que “se le sale la vejiga o el recto por la vagina”. Se lleva a cabo mediante tres incisiones que se realizan en el abdomen: uno en el ombligo (por donde se introduce una pequeña cámara) y dos cortes laterales (por los que se mete el material: pinzas, tijeras…). A través de esas vías de acceso se introduce también una malla que va a fijar la vagina y el recto al hueso sacro.

Más consejos

 

Enlaces Relacionados

  1. España realiza la primera cirugía de cataratas con un casco de visión en 3D
  2. Cirugía para articulaciones (22/06/2016)
  3. Cirugía de la calvicie
  4. Cirugía de la obesidad
  5. SECPRE - Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética


imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate