Imprimir esta página

Manchas en la piel: Para cada una, un tratamiento

50.000 nuevos cánceres de piel se dan cada año en España, la mayoría por exceso de sol. Y casi todos comienzan con una mancha. ¿Quieres saber lo que significa cada una? Te lo contamos.

Pasa cada año. Con la llegada de la primavera y del buen tiempo empiezan a surgir las preguntas. ¿Es bueno tomar el sol? ¿Qué factor de protección debo usar? ¿Por qué me aparecen manchas en la piel? ¿Son benignas o las hay malignas? Y la pregunta del millón: ¿cómo se tratan? 

Las manchas en la piel son el resultado de la diferente distribución de la melanina y las células que la producen, los melanocitos. La melanina es el pigmento que nos permite protegernos de los rayos solares.  Por eso, al exponernos al sol los melanocitos segregan más melanina. 

Con el doctor Vicente Alonso, de la Academia Española de Dermatología, repasamos los distintos tipos de manchas que te pueden aparecer en la piel y últimos tratamientos para combatirlas: técnicas cosméticas, peelings, láseres… Unos tratamientos cada vez menos agresivos y más eficaces. Pero ojo, porque un tratamiento no adecuado puede empeorar el problema: 

Efélides o pecas

Son acumulaciones de pigmento de coloración parduzca, redondeadas y no uniformes que se localizan más frecuentemente en zonas fotoexpuestas como cara cuello y brazos en personas de piel blanca, intensificándose con la exposición solar, siendo por tanto más visibles en verano. 

¿Cómo se tratan? Al ser lesiones benignas de la piel no suelen necesitar ningún tipo de tratamiento, aunque se pueden eliminar mediante técnicas como los peeling químicos, la crioterapia, la luz intensa pulsada o el láser. Las cremas despigmentantes no suelen funcionan con ellas. 

Nevus o lunares

Se trata de acumulaciones de mayor número de melanocitos afectando a las diferentes estructuras de la piel. Por tanto tendremos diferentes tipos de lunares en función de sus características. Resulta especialmente importante el control por parte del dermatólogo de los lunares, sobre todo aquellos con ciertas características como son la asimetría, los cambios de coloración, la coloración no uniforme, los bordes irregulares y el crecimiento o cambios recientes. 

¿Cómo se tratan? El control anual de nevus y el mapa o screening corporal son las herramientas que se usan para vigilar que los nevus no se malignicen y para diagnosticar de forma precoz los cánceres de piel. 

Melanoma

Es un tumor maligno de la piel que puede confundirse con un lunar. Tiene aspecto de mancha pigmentada, de crecimiento asimétrico, de bordes imprecisos-irregulares y coloración intensamente pigmentada con zonas que lo están menos o incluso con tonalidades azuladas. Tiene un crecimiento progresivo. 

¿Cómo se tratan? La cirugía es el tratamiento para los diferentes estadios del melanoma. En algunos casos, tras la intervención será necesario realizar quimioterapia, radioterapia, terapia biológica o quimioterapia localizada. 

Léntigos simples y solares

Se trata también de pequeñas manchas de coloración parduzca que aparecen en cualquier zona del cuerpo y que a diferencia de las pecas no cambian de color con la exposición solar. 

¿Cómo se tratan? Como las pecas, no precisan tratamiento. Pero para que no aparezcan la mejor prevención es el uso de cremas de protección solar con un alto factor de protección y controlar la exposición al sol. 

Vitíligo

Manchas intensamente blanquecinas bien delimitadas, de distribución simétrica con predilección por las piernas y alrededor de ojos, nariz y boca. Parece tener un origen autoinmune y se relaciona en ocasiones con problemas tiroideos. 

¿Cómo se trata? Los tratamientos son largos y se necesitan al menos seis meses para ver algún resultado. Además de las terapias tradicionales, tales como el sistema de PUVA y las cremas de corticoides, se han desarrollado terapias como el UVB de banda estrecha, los láseres excímeros, los injertos de piel o el uso de inmunomoduladores. No en todos los pacientes funcionan, por lo que hay que probar diversos tratamientos para lograr resultados. 

Melasma

Manchas de color marrón claro o intenso que aparecen casi exclusivamente en mujeres y que se producen o agravan en el embarazo (cloasma), la toma de anticonceptivos o la menopausia. Suelen aparecer en cara, frente, mejillas y generalmente a partir de los 30 años. 

¿Cómo se trata? No hay un tratamiento definitivo para el melasma, pero sí técnicas que mejoran su aspecto:  fotoprotección, cremas aclaradoras de pigmento –principalmente en base de hidroquinona y ácido azelaico–, maquillajes protectores, peelings químicos, microdermoabrasiones, luz pulsada, láser… El uso diario de cremas de protección solar es la mejor herramienta para prevenirlo. 

 

¡Ojo con el melanoma!

Según la OMS, cada año se diagnostican en el mundo tres millones de casos de carcinomas, una lesión con un pronóstico bastante favorable. Los casos de melanoma son solo 130.000, pero al producir metástasis fácilmente, el pronóstico de estos es más sombrío. Más de 66.000 personas mueren cada año por esta causa.

 

Las técnicas MÁS EFICACES

Entre los tratamientos disponibles para tratar las manchas en la piel, los más empleados son las cremas, los peelings despigmentantes y, en las consultas de los dermatólogos, los láseres y las fuentes de luz. Pero no  cualquiera es válido, _ya que muchos tratamientos pueden ser contraproducentes – explica el doctor Vicente Alonso–_. Hay que tener especial cuidado con las manchas que aparecen o empeoran con el sol, ya que una nueva exposición agravará o hará que reaparezca el problema. 

De especial dificultad es el tratamiento del melasma, pues tiene influencia hormonal y una sensibilidad al sol extrema. Por tanto el tratamiento tiene que ser continuado y prolongado todo el año. Es posible conseguir un blanqueamiento total, pero la hiperpigmentación puede volver a reaparecer.

 

Fórmulas cosméticas que funcionan

Existe multitud de agentes despigmentantes que pueden mejorar el aspecto de las manchas y que deben individualizarse en función del problema y el tipo de piel. Entre otras, podemos destacar la hidroquinona y sus derivados, el ácido retinoico, el retinol, el ácido kójico, ácido azelaico, la vitamina C…

En muchos casos, será necesario complementar el tratamiento con peelings o fuentes de luz (luz pulsada o láser).

 

”Peelings”: los más efectivos

En general, en los peelings despigmentantes se usan alfa y beta hidroxiácidos (glicólico, salicílico, pirúvico…) junto con sustancias despigmentantes (hidroquinona, acido retinoico, kojico, vitamina C…) en diferentes combinaciones y concentraciones en función del efecto deseado y el tipo de mancha. El tratamiento siempre debe ir acompañado con una buena preparación cutánea y un protocolo específico después del mismo, que habitualmente incluye estricta y alta protección solar durante varios días o semanas. La investigación en peelings incluye el desarrollo y aplicación de nuevas sustancias despigmentantes, y sobre todo, nuevas formas de hacer penetrar los activos en la piel sin necesitad de que esta se irrite tanto. Es decir, estimular la renovación celular (condición intrínseca al peeling) sin necesidad de ser agresivos.

  

Y en láseres, ¿qué hay de nuevo?

La luz pulsada y los láseres Q-Switched han sido el mejor tratamiento para las manchas siguen siéndolo, ya que van apareciendo mejores dispositivos láser, incluyendo fraccionales. Por otra parte, _aunque clásicamente han estado contraindicados en las manchas hormonales tipo melasma, determinados protocolos aplicados por dermatólogos pueden ser válidos para algunos casos muy concretos_, como explica el doctor Vicente Alonso.

 

Con 5 casos por cada cien mil habitantes, el melanoma es el cáncer que más ha crecido en España, según la SEOM.

Artículos relacionados

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.