Imprimir esta página

Lentes de contacto: Pautas imprescindibles de manejo, limpieza y conservación de tus lentillas.

Una higiene impecable y un mantenimiento adecuado de las lentes de contacto es indispensable para evitar molestias, infecciones e intolerancia a las mismas. Estas son las recomendaciones generales que nos da la Fundación Salud Visual y que debes seguir cada día:

  1. Lávate bien las manos antes de ponerte, quitarte o manipular las lentes de contacto. Sécatelas bien con una toalla limpia que no deje pelusas. 
  1. Después de cada uso, lava bien las lentes con un producto limpiador específico (no con agua, pues esta puede dejar residuos). Para ello, coloca una lente en la palma de la mano, vierte unas gotas de líquido limpiador sobre ella y frota su superficie suavemente con la yema del dedo índice. Repite la operación con la otra lente. Así eliminarás los restos de cosméticos, suciedad y secreciones que se hayan podido acumular en ellas. Evita tocarlas con las uñas. 
  1. Por la noche, guárdalas en un estuche portalentes, previamente lleno de líquido limpiador, de manera que este cubra por completo la superficie de cada lente, para que se desinfecten bien y evitar que sequen y se resquebrajen. El óptico-optometrista te recomendará un líquido específico para el tipo de lentillas que usas. 
  1. Para ponértelas de nuevo, sácalas del estuche cuidadosamente con la yema de los dedos y repite la operación de limpieza. A continuación, desecha el líquido del estuche y acláralo bien con solución limpiadora, nunca con agua. Vuelve a rellenar el estuche con líquido nuevo.

 

Evita siempre...

✸ Usar las lentillas más horas de las recomendadas por el óptico-optometrista.

✸ Dormir con las lentes de contacto puestas si no están indicadas para ello. Si accidentalmente has dormido con ellas, utiliza lágrimas artificiales o suero fisiológico para humedecer los ojos antes de intentar quitártelas.

✸ Conservar tus lentes de contacto en un recipiente que no sea un estuche especialmente diseñado para tal finalidad.

✸ Seguir utilizando las lentes, el estuche y el líquido limpiador si ya se ha cumplido su periodo de uso o su fecha de caducidad.

✸ Dejar los frascos de líquido limpiador mal cerrados.

✸ Mezclar distintos líquidos limpiadores, a no ser que esté especialmente indicado.

✸ Conservar en líquido limpiador las lentes semirrígidas (para altas miopías). El óptico optometrista te indicará cómo higienizarlas. 

 

Para no tener problemas…

✔ Deja de usar las lentillas temporalmente si sientes cualquier molestia hasta que puedas consultar a un ópticooptometrista.

✔ Utiliza lágrimas artificiales si se te resecan los ojos en exceso cuando las llevas puestas.

✔ No las uses en el mar ni en la piscina. El agua puede contener gérmenes que, si entran en el ojo y se depositan en las lentillas, podrían provocar conjuntivitis.

✔ En caso de infección o irritación en el ojo o en los párpados, no las uses.

Artículos relacionados

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.