Imprimir esta página

Remolacha: Dulce, pero con carácter

En la cocina puedes sacarle mucho jugo. Disfruta de esta auténtica bomba de antioxidantes baja en calorías.

Si la sueles retirar del plato cuando la tienes delante, seguramente es porque solo has tomado en conserva, cortada en tiras “para ensalada” (acompañada por las correspondientes tiras de zanahoria y nabo) y además sumergida en vinagre, condiciones que, desde luego, no son las ideales para ella, puesto que no hacen sino “matar” su sabor natural. 

Te proponemos que este verano pruebes la remolacha en diversas versiones y presentaciones porque, además de su particular sabor y bonito color, te va a aportar una larga lista de beneficios saludables: 

Anticáncer: Su característico pigmento rojo (labetanina) es uno de los muchos flavonoides que contiene, los cuales ayudan a prevenir la formación de tumores cancerígenos y a inhibir el crecimiento de los tumores ya existentes, así como el desarrollo de enfermedades degenerativas. 

Antianemia: Es muy rica en hierro, de forma que, además de contribuir a la prevención de la anemia ferropénica, es un buen refuerzo en otras situaciones en las que se requiere una mayor cantidad de este mineral (embarazo, menstruación…). 

Para la piel: Entre otros nutrientes fundamentales para mantenerla joven y sana destacan la metionina y el silicio que aporta. Este último es también es necesario para la buena salud de los huesos y las arterias. 

Para adelgazar: Por su moderado contenido calórico (46 kcal por cada 100 g), se puede incluir junto a otras verduras en cualquier dieta de adelgazamiento. Además, gracias a su contenido en fibra proporciona sensación de saciedad, ayudando así a controlar nuestro apetito. Igualmente, ayuda a aliviar la retención de líquidos, puesto que es fuente de potasio y aporta mucha agua. 

Para el aparato digestivo: Su fibra previene y combate el estreñimiento, mientras que el rubidio que aporta favorece las buenas digestiones porque estimula la producción de jugos gástricos en el estómago. Otra de las funciones que cumple esta fibra es la de mantener controlado el colesterol y el azúcar en sangre. 

Para embarazadas y niños: Su alto contenido en ácido fólico es muy beneficioso para las gestantes, porque esta vitamina favorece el correcto desarrollo del tubo neural del feto. Los niños también tienen requerimientos superiores de ácido fólico.

 

¡Llévala a tu mesa! 

En crudo: Es bastante dura, por lo que tendrás que cortarla en láminas muy finas con un cuchillo resistente muy afilado o, mejor aún, con una mandolina. 

Cocida: De esta manera es como más se consume, porque es más fácil de cortar y de masticar.

Puedes comprarla ya cocida y envasada al vacío, o bien cocerla tú en casa, dándole un hervor corto, siempre manteniendo la piel. 

Deja reposar la remolacha un rato en el aliño para que absorba los distintos sabores y adquiera una textura más tierna

Artículos relacionados

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.