Tu salud al día

imprimir
 
Compartir en... Compartir en Google+
Tintes capilares: Aplícatelos en casa, ¡sin riesgos!

Si te animas a teñirte con tus propias manos, presta atención a estas seis importantes precauciones que debes tener en cuenta.

¿Sabías que, con el cambio de estación del año, muchas personas se animan a cambiar también el color de su pelo? El paso del verano al otoño es un incentivo para renovarnos la imagen y, sobre todo, para darle un nuevo aire al rostro, aunque (todo hay que decirlo) cada cual lo hace con más o menos acierto en la elección del tono.

¿Las canas pueblan tu cabellera desde hace años? Entonces apostamos a que te tiñes con frecuencia y te toca hacerte un repaso más a menudo de lo que quisieras para luchar contra esas indeseables raíces blancas.

La opción más cómoda -que no la más económica, claro está- es ponerse en manos de un buen peluquero, porque teñirse el cabello no deja de ser una tarea minuciosa a la par que engorrosa, y además un profesional normalmente nos dará más garantías de que el tinte nos quedará bien. Pero también podemos teñirnos en casa, sin demasiadas complicaciones, con productos de coloración permanente, semipermanente o que se van en pocos lavados. Estos tintes han sido previamente testados para el uso al que son destinados y, en principio, no tienen por qué resultar peligrosos para la salud. Sin embargo, y aun siguiendo cuidadosamente las instrucciones que vienen en el envase, es muy conveniente que tengamos en cuenta varias precauciones a la hora de aplicarnos ese tipo de productos, ya que, por su composición química, pueden resultar agresivos para el propio cabello o para la piel.


Prueba de alergia

Para asegurarte de que el tinte que te vas a aplicar no te produce alergia, que es algo que puede suceder, aplícate una gota del tinte sobre la piel detrás de una oreja y déjalo durante diez minutos. Si en este intervalo no detectas ningún signo de reacción como picazón, ardor o enrojecimiento en el lugar de prueba, puedes usar el tinte con confianza. No obstante, si notaras estas molestias el cuero cabelludo o en cualquier otra zona una vez aplicado el producto sobre el cabello, retíralo de inmediato.


Usa siempre guantes

La piel de las manos es especialmente sensible y, en contacto con los tintes para el cabello se pueden resecar y descamar, amén de estar expuestas también a posibles reacciones alérgicas. Además, las uñas se pueden manchar con el tinte con facilidad, y quitar el producto no siempre es del todo sencillo. Para evitar estas posibilidades, usa unos guantes de látex o de plástico finos. Normalmente vienen incluidos en el envase del tinte.


Vigila el reloj

No dejes que el tinte en la cabeza permanezca más tiempo del necesario. Cada marca establece el tiempo
necesario, respétalo al pie de la letra. De lo contrario, tu cabello se puede resentir, y el color resultante puede ser distinto del deseado.


Jamás mezcles tintes

No incorpores nunca restos de tinte a un nuevo envase, ni mezcles diferentes tintes para el cabello. El resultado puede ser explosivo para tu cabello y para tu piel. Ten en cuenta la proporción de mezcla que figura en la etiqueta.


Enjuaga bien

Transcurrido el tiempo de reposo del tinte, enjuaga el cuero cabelludo con abundante agua, repasando las zonas de la cabeza donde haya podido depositarse más cantidad de producto. Puede ser necesario que te apliques algún acondicionador para suavizar y proteger el cabello, que normalmente viene también dentro de la caja.


Solo para el cabello

No tiñas nunca las cejas o pestañas con tinte para el cabello, ya que no están pensados para estas zonas tan sensibles. Podrías provocarte irritaciones en el área de los ojos por reacción alérgica o por derrame accidental del producto en el interior de los mismos, con riesgo de lesiones oculares internas de importancia.
Para dichas áreas encontrarás tintes específicos, o bien acude a un centro de estética, donde te los aplicarán cómodamente sin que corras riesgos.


Si estás embarazada...

A través de la fibra capilar, solo una pequeña cantidad de productos químicos del tinte son absorbidos por el organismo. Esta dosis es tan pequeña que, si te aplicas tinte en el cabello durante el embarazo, es bastante improbable que lleguen a afectar tu bebé. Si tienes alguna duda al respecto, pregunta a tu ginecólogo.


NUESTRO CONSEJO: No utilices el tinte si tienes una erupción cutánea en el rostro o el cuero cabelludo sensible, irritado o dañado.

 


- Redacción Saber Vivir Comunicación -

 

Enlaces Relacionados

  1. Las consultas en centros capilares aumentan un 17% en enero
  2. El reciclaje en casa
  3. Manchas en la pìel y casa limpia
  4. Aumentan los trasplantes capilares
  5. Boquerones en vinagre sin riesgos
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate