Noticias de salud

imprimir
 
Compartir en... Compartir en Google+

El tabaco afecta tu vida sexual ¿Vas a permitirlo?

Solemos relacionar el tabaco con enfermedades respiratorias, cardiovasculares y algunos cánceres. Pero fumar produce otros trastornos igualmente importantes, como disfunción eréctil.

Es un factor responsable de muchos casos de disfunción eréctil, pero la mayor parte de la población desconoce sus nefastas consecuencias en esa faceta tan íntima y tan importante, o quizá no se le da la importancia que se merece. Hablamos del tabaco. Según estudios recientes, los varones que fuman una cajetilla diaria (veinte cigarrillos) incrementan hasta un 60% su riesgo de padecer impotencia sexual, un problema que está estrechamente relacionado con serias enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Si el consumo de tabaco es superior, este riesgo crece de forma paralela.


ALTERACIONES CIRCULATORIAS

Los motivos están muy claros para los especialistas en salud sexual masculina: las sustancias tóxicas que contiene tabaco –se han detectado 4.500- alteran el sistema nervioso central y dañan de manera especial el sistema vascular del pene, reduciendo la presión sanguínea en su interior. Estos daños provocan que el flujo sanguíneo en el miembro viril vaya siendo menor, por lo que van aumentando progresivamente las dificultades para iniciar la erección y también para mantenerla el tiempo necesario. Cuando el deterioro vascular es avanzado, la falta de erección puede llegar a un grado tal que impida tener relaciones sexuales plenamente satisfactorias. Aunque se deje de fumar, una vez ha comenzado el proceso de envejecimiento prematuro de las arterias del pene, es difícil de recuperar. No obstante, hay tratamientos médicos que ayudan.


SÍNTOMA “CENTINELA”

Como anunciábamos más arriba, el hábito de fumar trae consigo una clara amenaza no solo para la vida sexual masculina, sino también para la salud de los diferentes tipos de vasos sanguíneos que irrigan el corazón y el resto del organismo (cerebro, riñones, hígado…), entre ellos las arterias: el tabaco favorece la hipertensión y la acumulación de colesterol en ellas, dando lugar a un elevado riesgo de arteroesclerosis.

Cuando comienzan a aparecer trastornos cardiovasculares, estos no siempre dan la cara con síntomas claros, sobre todo cuando son aún incipientes. Sin embargo, aunque la falta de erección se puede deber a otros factores (como problemas psicológicos o consumo de ciertos medicamentos) en numerosos casos es una clara señal de alerta de que hay problemas circulatorios en el cerebro o en el corazón, y puede estar avisando de que hay altas probabilidades de que se produzca un infarto de miocardio o una trombosis cerebral. Por ello los especialistas se refieren a la impotencia sexual masculina como un síntoma “centinela” de las enfermedades cardiovasculares.


LA FERTILIDAD TAMBIÉN CAE EN PICADO

Si las sustancias tóxicas del tabaco se depositan en el sistema vascular del varón, también pueden provocar una progresiva reducción de la cantidad de semen que se libera en cada eyaculación.

Y no hablamos solo de cantidad, sino también de calidad: el esperma puede tener, por efecto del tabaco, cada vez menos espermatozoides, y estos además verán mermada su movilidad y tendrán, por tanto, menor capacidad para fecundar al óvulo. La suma de todos estos factores puede conducir a infertilidad, lo cual deben tenerlo en cuenta los hombres que deseen tener hijos.


LAS OTRAS AMENAZAS

Estos son solo algunos de los otros perjuicios que el tabaco puede producir en el organismo de los fumadores:

  • Adicción física y dependencia psicológica del tabaco.
     
  • Más riesgo de cáncer, especialmente de pulmón y oral (boca, lengua, laringe…), entre otros.
     
  • Inflamación de las mucosas respiratorias, con mayor recurrencia de catarros, gripes e infecciones de vías altas y bajas. Aumento de la mucosidad, tos frecuente.
     
  • Aumenta el riesgo de bronquitis crónica y enfisema.
     
  • Se acelera la pérdida de capacidad respiratoria.
     
  • Malestar digestivo. Puede aparecer reflujo gastroesofágico.


LO QUE TE AYUDA A DEJARLO

  • Tu voluntad: Es lo primero que necesitas para abandonar el cigarrillo definitivamente. Si no te lo planteas en serio, ningún tratamiento será efectivo.
     
  • Ayuda profesional: Tu médico de familia puede echarte una mano.
     
  • Medicamentos específicos: Los parches, chicles y aerosoles nasales de nicotina te ayudarán a desprenderte poco a poco de la adicción.
     
  • Terapias alternativas: A algunas personas les ayuda la acupuntura o la hipnosis.


NUNCA ES TARDE. En los últimos años han dejado de fumar más hombres que mujeres. Súmate a ellos.

 

 

Enlaces Relacionados

  1. Los oncólogos recuerdan que el tabaco está detrás de más de una decena de tumores
  2. Corazón más sano sin tabaco
  3. Donar médula es regalar vida (08/06/2017)
  4. Test de adicción al tabaco
  5. Alcohol, tabaco y medicamentos
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate