icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Miércoles 22 de Noviembre del 2017

Noticias de salud

imprimir
 
Compartir en... Compartir en Google+

El chupete: Un buen amigo de tu bebé

El chupete proporciona al bebé sensación de bienestar y seguridad similar a cuando su madre le da el pecho: le calma, le induce al sueño y satisface su deseo innato de succión. Conviene tener en cuenta algunos consejos sobre su uso.

El uso del chupete se aconseja sólo a partir de las tres primeras semanas de vida del bebé, ya que si lo usa desde los primeros días puede interferir en la lactancia: el esfuerzo de succionarlo cansa al recién nacido y después no tiene fuerza para mamar del pecho.


¿Se lo doy o no?

El hecho de que el chupete suponga ciertas ventajas, tanto para los padres como para el propio bebé, no significa que tengamos que obligar a nuestro hijo a que lo use. Si observamos que no se chupa el dedo y si cuando le damos un chupete lo escupe, no hay que obligarlo a que lo utilice. Pero si observamos que el niño se chupa el dedo, es preferible que le acostumbremos al chupete. La razón principal es que, cuando tengamos que quitarle el chupete, con esconderlo es suficiente, sin embargo, el dedo estará siempre “a mano” –como es lógico– y será más difícil que se acostumbre a no chupárselo.


Previene la muerte Súbita

La muerte súbita es una de las grandes preocupaciones de los padres con hijos menores de un año, pero investigaciones recientes han demostrado que el uso del chupete en los bebés reduce notablemente el número de lactantes fallecidos por este motivo. Además evita los cólicos del lactante.


¿Perjudicial Para el lenguaje?

Algunas investigaciones indican que sí puede serlo, por lo que lo más adecuado es limitar su uso durante el día. Podemos dejárselo al niño en momentos puntuales, pero mientras esté entretenido y no lo necesite para tranquilizarse, es mejor quitárselo. Así nada impedirá que pueda ir diciendo sus primeras palabras y gorjeos.


Recuerda que…

  • Hay que renovar el chupete cada cierto tiempo: más o menos cada dos meses. Debemos cambiarlo por higiene y para evitar que el niño sólo quiera el que tiene.
     
  • No debes impregnar nunca la tetina con miel, azúcar o leche condensada para calmar mejor al bebé. Las sustancias azucaradas pueden dañar el esmalte de los dientes que comienzan a salir.
     
  • Su limpieza debe realizarse con agua y jabón (¡No vale sólo con soplarlo un poco o con pasarlo por el agua del grifo!). Y desde luego, nada de que mama o papá se lo meta en la boca para limpiarlo. Normalmente no es necesario hervir el chupete para esterilizarlo, a no ser que haya estado en contacto con animales o con superficies muy sucias.


¿Cuándo quitárselo?

Según recomienda la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, deberemos comenzar a limitar el uso del chupete a partir de los seis meses de edad del niño, o bien cuando empiece a ir a la guardería, ya que puede intercambiarlo con otros niños y contagiarse de diferentes enfermedades infecciosas.


Un pequeño “chupete-adicto” ¿Cómo Conseguir que lo deje?

Para que la tarea sea más fácil, es preferible quitarles el chupete de una vez, en lugar de hacerlo paulatinamente. Una vez tomada la decisión, lo importante es no sucumbir y no volver a dárselo. Lo mejor es esconderlo y decirle que “ya no está”. Normalmente, pasada la primera semana de inquietud, el niño se olvidará de él. Eso sí, tendremos que asegurarnos de que el sustituto no sea el dedo.


¿Cómo elegirlo?

  • Tiene que ser del tamaño adecuado para el niño: ni muy grande, ni muy pequeño. Se debe ajustar a la boca del niño para permitirle respirar bien.
     
  • Procuraremos que sea anatómico. Los encontrarás con formas adaptadas al paladar del bebé, para evitar deformaciones dentales. Es recomendable es que tenga orificios de ventilación, lo que evitará irritaciones.


¿Tetina de látex o de silicona?

  • El látex es una goma natural, blanda, resistente y elástica que tienden a absorber los olores. Si eliges esta opción, tendrás que cambiar el chupete más a menudo.
     
  • La silicona también es blanda y elástica, pero menos resistente, por lo que está más indicada para bebés más pequeños.

 

Enlaces Relacionados

  1. Un buen entrante puede influir en la percepción de los siguientes platos
  2. Pies sanos con un buen calzado
  3. Los sueños y el buen descanso (25/10/2017)
  4. Las vacaciones, buen momento para algunos cambios
  5. Acupuntura sí pero con un buen profesional
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate