icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Lunes 18 de Diciembre del 2017

Noticias de salud

imprimir
 
Compartir en... Compartir en Google+

Cuidados para la piel madura

A medida que envejecemos nuestra piel adelgaza, se vuelve frágil, seca y poco elástica, lo que da lugar a cambios de color o manchas. Este proceso de envejecimiento cutáneo se debe al paso del tiempo y a la perjudicial acción del sol, que se va acumulando con el paso de los años.

 

Entre las lesiones dermatológicas más frecuentes cuando llegamos a la madurez se encuentran las siguientes:

  1. Queratosis seborreicas. Son lesiones benignas de tacto ásperos, redondeadas, de color marrón o negra, ligeramente elevadas e indoloras. Se suelen localizar en cara, espalda y hombros. Por lo general, aparecen después de los 45 años de edad, pero se desconoce su origen. Son similares a los tumores cutáneos, por lo que deben ser evaluadas por el dermatólogo para salir de dudas por completo.
     
  2. Queratosis actínicas o seniles. Estas lesiones son más peligrosas, porque son de tipo precanceroso. Son ásperas, verrugosas y con aspecto de papel de lija. Aparecen en la cara, el cuero cabelludo o el dorso de las manos. Suelen aparecer en las personas mayores sobre todo si han estado expuestas al sol durante demasiado tiempo.
     
  3. Puntos rubís o angiomas seniles. Son pequeñas manchas de color rojo debidas a la dilatación o malformación de los capilares de la piel. Aparecen progresivamente y a veces en gran número. No son lesiones malignas.


TENGO UNA MANCHA. ¿SERÁ MALIGNA O BENIGNA?

Normalmente, observando el aspecto de la mancha el dermatólogo puede sospechar cuál es su origen, aunque en ocasiones será necesaria una biopsia para analizarla y determinar el diagnóstico.

Si no aumentan de tamaño, no cambian de aspecto o color, no se irritan, no sangran ni pican, es muy probable que la lesión sea benigna. En caso de que tengas una mancha que experimente alguno o varios de esos cambios, es fundamental acudir cuanto antes al dermatólogo.


PARA TENER UNA PIEL SANA

  • Extrema tu higiene para evitar infecciones.
     
  • Toma el sol con precaución, evitando las horas centrales del día. Usa una crema solar protectora adecuada a tu tipo de piel por todo el cuerpo.
     
  • Aplícate una buena crema hidratante cada día al salir de la ducha (también en los meses de frío) para evitar que se reseque.
     
  • Hidrátate también “por dentro” bebiendo al menos un litro y medio de agua o zumos naturales cada día.
     
  • Lleva una alimentación completa y equilibrada para que tu piel obtenga los nutrientes que necesita.
     
  • Utiliza geles de ducha sin jabón y con pH neutro.
     
  • Evita ducharte con agua muy caliente o en piscinas con mucho cloro.
     
  • Usa guantes de goma para manipular productos de limpieza.
     
  • Elige prendas de vestir de algodón o lana, para evitar que el sudor irrite tu piel y la haga más sensible.

 

Enlaces Relacionados

  1. Cuidados para un pecho firme y bonito
  2. CÁNCER DE PIEL ¡Evítalo!
  3. Cuidados para tu cerebro (29/10/2015)
  4. Cuidados para una salud visual
  5. Carotenos para tener una piel sana y bonita
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate