icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Viernes 24 de Noviembre del 2017

Noticias de salud

imprimir
 
Compartir en... Compartir en Google+

Algo más que champú

Pequeños cambios en los gestos cotidianos que empleamos para cuidar de nuestro pelo pueden fomentar su salud. Cómo se lava el pelo y los productos específicos que se emplean para ello dan lugar a un antes y un después en el estado y apariencia de nuestra cabellera...

Mantener un pelo brillante y suave es en ocasiones más fácil de lo que pensamos si seguimos los consejos que los especialistas de la Asociación Americana de Dermatología apuntan en su sitio web (www.aad.org):

1. Lavar el pelo graso con más frecuencia

La frecuencia de lavado del pelo debe estar basada en la cantidad de grasa que genera el cuero cabelludo. Si es graso, podría ser necesario lavarlo hasta una vez al día. En el caso de recibir algún tratamiento químico el cuero cabelludo podría estar más seco por lo que sería aconsejable lavarlo con menos frecuencia.

Por último, hay que tener en cuenta que con el paso de los años el cuero cabelludo produce menos grasa por lo que no se necesita emplear el champú tan a menudo.
Sin embargo, si se detecta descamación podríamos no estar lavándolo lo suficiente, lo que puede conducir a desarrollar caspa y otras enfermedades del cuero cabelludo.

2. Concentrar el champú en el cuero cabelludo

Cuando se lava el pelo, hay que concentrarse en limpiar principalmente el cuero cabelludo en vez de lavar toda la longitud del cabello. Si se lava sólo el pelo, éste se puede dañar y volver más fino, opaco y áspero.

3. Utilizar acondicionador

A menos que se utilice un champú dos en uno, que limpia y acondiciona el pelo se recomienda emplear acondicionador tras el champú. Utilizar un acondicionador puede mejorar en gran medida la apariencia del pelo dañado o envejecido al aumentar su brillo, disminuir la electricidad estática, mejorar su fortaleza y aportar cierta protección frente a los dañinos rayos ultravioleta.

4. Concentrar el acondicionador en las puntas

Dado que los acondicionadores pueden hacer que el pelo fino pierda forma, sólo deberían utilizarse en las puntas del pelo y no sobre el cuero cabelludo o toda la longitud del cabello.

5. Elegir un champú y acondicionador específicos para cada tipo de pelo

Si nuestro pelo está teñido es conveniente utilizar un champú diseñado para el pelo tratado con color. Si está dañado o se han utilizado tratamientos químicos sobre el pelo hay que valorar la posibilidad de emplear un champú dos en uno. Con independencia del coste económico, muchas marcas de champú y acondicionadores proporcionan los mismos beneficios.

6. Proteger el pelo al nadar

Si se practica la natación en piscina hay que proteger el pelo de los efectos dañinos del cloro hidratándolo y acondicionándolo antes de nadar. Se recomienda el uso de un gorro de baño bien ajustado y el empleo de fórmulas de champú especialmente dirigidas a quienes nadan, así como un acondicionador de acción profunda que pueda reemplazar la humedad perdida tras el baño.

 

 

Enlaces Relacionados

  1. “No Poo”, nueva moda contra el champú
  2. ¿Catarro o algo más?
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate