icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Viernes 24 de Febrero del 2017

Trastornos del Sueño

imprimir
 
 

Pasamos un tercio de nuestra existencia durmiendo. El sueño es tan importante que sin él no sería posible vivir: el cerebro y el cuerpo necesitan descansar para poder hacer frente a las actividades cotidianas, y, si ese reposo no es suficiente, o no se realiza de forma correcta, las consecuencias pueden llegar a ser devastadoras para nuestra salud.

¿Qué es el sueño?

Puede definirse como un estado fisiológico de inconsciencia que es fácil y completamente reversible con estímulos. También se le considera una situación de relativa inconsciencia e inacción de los músculos voluntarios, al cual necesitamos recurrir periódicamente.

¿Se duerme ahora más o menos que antes?

En el siglo XX se ha perdido alrededor de una hora y media de sueño por término medio. Las causas son los cambios de hábitos y la proliferación de instrumentos antes inexistentes, como la luz eléctrica y la televisión; ahora también nos inclinamos por los ordenadores e internet antes que por dormir. Cada vez se observa una mayor incidencia de estos factores en los trastornos del sueño, que afectan a la capacidad para dormirse y/o para mantenerse dormido, que hacen que se duerma demasiado o que se produzcan conductas anormales asociadas al sueño.

¿Es importante el reposo para el organismo?

El reposo es tan importante como el resto de las funciones metabólicas y energéticas de nuestro organismo. Sin reposo no hay vida; la noche ha de seguir al día y el reposo a la actividad. Cada vez que hacemos esa pausa en nuestra actividad o trabajo, damos al organismo la posibilidad de reestructurarse y de poner cada cosa en su sitio. Sin reposo hay agotamiento y, también, autointoxicación de las células. El cuerpo humano puede soportar la falta de descanso hasta un límite, y muchos lo sobrepasamos ampliamente.

¿Qué consecuencias tiene dormir poco?

Un estudio realizado recientemente por la Universidad de Chicago revela que dormir poco causa obesidad, hipertensión y acelera el envejecimiento y concluye que el sueño profundo es la mejor terapia para mantenerse joven. La privación del sueño tiene numerosas consecuencias, pudiendo llegar, incluso, a causar la muerte. Irritabilidad, alternancia rápida entre euforia y depresión, falta de interés por el entorno, sensación de picor en manos y pies, o incluso quemazón ocular o distorsiones visuales, son consecuencias de la ausencia de sueño.

¿Cuántas horas hay que dormir al día?

Las necesidades de sueño varían ampliamente y, en las personas sanas, van desde sólo 4 horas hasta incluso 9 horas por cada día. El punto medio de esta distribución se encuentra en 8 horas, pero, por ejemplo, Albert Einstein dormía más de 10 horas por la noche, mientras que Víctor Hugo no lo hacía más de 5.

¿Se duerme más según se envejece?

La duración y la satisfacción conseguida por el sueño están influidas por varios factores, incluyendo el estado emocional de la persona, la genética, el sexo y la edad. Entre los 35 y los 45 años se empieza a perder el sueño profundo, lo que marca el inicio del envejecimiento.

¿Cómo se divide el sueño?

Normalmente experimentamos de cuatro a seis ciclos de sueño por la noche. Cada ciclo, regulado por la melatonina, se divide en dos tipos de sueño y sus diversos grados de profundidad se reflejan en un electroencefalograma característico y en otras modificaciones, por ejemplo las de los movimientos oculares.

¿Qué es el sueño NREM?

El tipo de sueño sin movimientos oculares rápidos (NREM) (75-80 % del tiempo total de sueño), se caracteriza por la presencia de ondas lentas en el EEG (electrocardiograma) y tiene una profundidad que oscila entre los estadios 1 (sueño más leve) y 4 (el más profundo), con dificultades proporcionales para el despertar. El tono muscular, la frecuencia cardíaca y respiratoria y la presión arterial están disminuidas. Este periodo NREM está considerado como el tipo de descanso más reparador.

¿Qué es el sueño REM?

El segundo tipo -sueño paradójico o sueño REM- se caracteriza por movimientos oculares rápidos, que se acompaña de un electroencefalograma con actividad rápida de bajo voltaje y ocupa el resto del período de sueño. Durante esta etapa, que juega un papel importante en el aprendizaje y la consolidación de la memoria, la actividad cerebral es frenética, quizás porque es el periodo en el que afloran las experiencias recordadas mientras dormimos.

¿Qué otras diferencias hay entre ambos?

En el sueño REM, tanto la frecuencia como la profundidad de las respiraciones están aumentadas, pero el tono muscular está deprimido, incluso en mayor medida que en el NREM. El sueño REM sigue al NREM y finaliza cada ciclo de sueño. Durante un sueño nocturno normal hay 5-6 ciclos de sueño REM después del NREM.

¿En cuál de los dos se producen los sueños y las pesadillas?

La mayoría de los sueños ocurren durante la fase REM y en el estadio 3 del sueño NREM; los terrores nocturnos, el sonambulismo y el charloteo durante el sueño suelen ocurrir durante el sueño NREM, estadios 3 y 4.

¿Qué pasa si se alteran estos ciclos?

La alteración de estos ciclos puede desembocar en trastornos leves o en severas patologías. El insomnio, la apnea obstructiva -quedarse sin respiración durante unos segundos-, los terrores nocturnos, la roncopatía y la narcolepsia sólo son algunos de los más de ochenta desórdenes descubiertos que afectan a la capacidad de dormir.

¿Qué es el insomnio?

De todas las afecciones relacionadas con el descanso, el insomnio -incapacidad para conciliar el sueño- es la más conocida. Los especialistas afirman que es un síntoma de que algo va mal en el organismo. El insomnio manifiesta la dificultad para conciliar el sueño, pero también puede expresar una duración del sueño demasiado corta o un poder reparador insuficiente. El insomnio es un síntoma frecuente que puede estar causado por diversos trastornos físicos y emocionales.

¿Puede ser grave?

En muchos casos, el insomnio no supone una patología, sino un leve trastorno. Al avanzar la edad, la cantidad total de sueño tiende a reducirse. El estadio 4 del ciclo habitual de descanso puede desaparecer y el sueño tiene más interrupciones. Estos cambios pueden causar una preocupación objetiva y llevar a solicitar tratamiento. Sin embargo, no existe prueba alguna de que interfiera en la salud. El insomnio inicial (dificultad para dormirse) se asocia con frecuencia a un trastorno emocional (como la ansiedad, un estado fóbico o una depresión) que se traducirá también por otros síntomas.

¿Qué causa el insomnio?

En algunos casos, se trata de fenómenos de origen ambiental como la luz, el calor, el ruido y el frío, que dificultan el inicio del sueño o provocan interrupciones. En otros, es el consumo de drogas, de alcohol o de ciertos medicamentos pueden provocar trastornos a la hora de conciliar el sueño. En tercer lugar, la acumulación de estrés o ansiedad durante el día puede generar alteraciones vegetativas cuya manifestación habitual sea la modificación del sueño. Por último, existen algunas causas somático-funcionales que pueden alterar la capacidad de descanso de cualquier persona, como puede ser el exceso de tono muscular, los problemas respiratorios, el dolor, los trastornos degenerativos del sistema nervioso central o las enfermedades mentales.

¿Es un padecimiento muy frecuente?

Se calcula que el 35 por ciento de la población general sufre en el trascurso del año algún episodio de dificultad para dormir. La mitad de estos casos pueden considerarse un trastorno serio y muchos de estos insomnes tendrán un nivel de ansiedad alto, con elementos de depresión, estrés psicológico o evidencia de enfermedad orgánica.

¿Qué pasa cuando no se duerme?

La deficiencia en la restauración de una vigilia vigorosa provocará síntomas secundarios de fatiga, cansancio, somnolencia y escasa motivación. La reacción mental y emotiva a esos síntomas secundarios provocará algunas de las mismas manifestaciones de ansiedad, depresión y fatiga que engendraron el síntoma insomnio en primer lugar.

¿El insomnio se puede convertir en enfermedad crónica?

Sí. En enfermos con insomnio cronificado resulta con frecuencia complicado desentrañar la maraña de síntomas primarios y secundarios. En definitiva, el insomne crónico sufre una serie de manifestaciones subjetivas que disminuyen su capacidad funcional, interfieren en su actividad social, trastocan su vida familiar y limitan su calidad de vida.

¿Qué tipos de insomnio existen?

Se distinguen tres tipos principales de insomnio: - Insomnio transitorio: que aparece y desaparece, de tiempo en tiempo. - Insomnio a corto plazo: cuando dura de una a tres semanas. - Insomnio crónico: cuando los trastornos del sueño duran más de tres semanas.

¿Qué es el insomnio "de la mañana"?

En el insomnio de primera hora de la mañana, el paciente se duerme normalmente, pero se despierta varias horas antes de la hora habitual y no puede volver a dormirse o bien tiene un sueño inquieto y poco satisfactorio. Este patrón es un fenómeno frecuente del envejecimiento, pero a veces se asocia a la depresión. Las tendencias a la ansiedad, el autorreproche y el pensamiento de culpabilidad se magnifican a menudo por la mañana.

¿Cambiar las horas de sueño puede ser peligroso?

Las inversiones en el ritmo del sueño reflejan generalmente un cambio de horario por viaje en avión o enfermedad, o después de un traumatismo craneal grave o una encefalitis. El empleo inadecuado de sedantes o los turnos de trabajo nocturnos irregulares pueden producir a veces inversiones de este tipo, así como la apnea obstructiva durante el sueño. Entre estos últimos grupos, los pacientes presentan somnolencia por la mañana, duermen o dormitan durante gran parte del día y tienen un sueño intermitente y con interrupciones durante la noche. Si se aumenta la sedación, es posible que por la noche el paciente presente inquietud y pasee en un estado de obnubilación o confusión. Cuando se suspende la sedación en un paciente que toma regularmente dosis elevadas de barbitúricos, se produce a menudo una situación de alerta de rebote, que el paciente interpreta como una recaída en el insomnio.

¿Cuál es la causa del insomnio?

El insomnio transitorio se produce normalmente a causa del estrés o por cambios en el entorno. Preparar las vacaciones, viajar, enfermedades agudas, fiebre, alergias, o algunos medicamentos como los corticoides, pueden llegar a provocarlo. El insomnio agudo suele obedecer a causas más severas, como desgracias, traumas emocionales, hospitalización o dolor.

¿El ordenador puede llegar a provocar insomnio?

Antes de meterse en la cama todas las personas deberían desconectar del trabajo y relajarse antes de intentar conciliar el sueño. Es perjudicial estar sentado muchas horas delante del ordenador, porque es nocivo para la vista y para la espalda, y además favorece el insomnio.

¿El insomnio puede tener causas de tipo físico?

Aparte de los raros síndromes primarios de apnea durante el sueño, no existen prácticamente causas físicas directas en los insomnios asintomáticos. El consumo de una cantidad excesiva de alcohol por la noche puede acortar el sueño y producir efectos de abstinencia a primera hora de la mañana, con lo que el paciente se despierta con inquietud o, si presenta una dependencia importante, con miedo y temblor.

¿El insomnio afecta el rendimiento escolar o la capacidad de conducción?

Tiene inmediatas repercusiones sobre la salud del día siguiente. Fatiga, falta de energía, irritabilidad, ansiedad y somnolencia son las más comunes. La falta de sueño disminuye la capacidad de atención. La respuesta motora se deteriora y el tiempo de respuesta a los estímulos se retarda. Esto explicaría por qué el insomnio puede llegar a alterar las tareas escolares, o el trabajo. Además, el papel de los trastornos del sueño en los accidentes no se ha estimado lo suficiente en comparación con otras causas, como el alcohol o las drogas. El deterioro de la alerta del conductor y sus habilidades tiene implicaciones muy peligrosas y serias.

¿Qué tratamiento se recomienda?

El tratamiento del insomnio depende de la causa subyacente. Muchos pacientes responden al simple hecho de que se los tranquilice explicándoles que la falta de sueño es consecuencia de las ansiedades normales o de un trastorno físico tratable. En este sentido, es suficiente que el afectado exponga y exteriorice sus ansiedades, ya que alivia a menudo la preocupación y ayuda a restablecer un patrón de sueño normal. Asimismo, se debe tranquilizar a los pacientes ancianos que experimentan un cambio normal en el patrón del sueño, alentarlos a que hagan más ejercicio durante el día y enseñarles técnicas de relajación.

¿Y se necesita medicación?

En el insomnio debido a alteraciones emocionales distintas a la depresión, y en los casos producidos por causas más comunes, puede ser necesaria una medicación hipnótica temporal (sedantes), especialmente si la falta de sueño deteriora la capacidad del paciente y su sensación de bienestar. En el insomnio asociado a depresión suele ser suficiente la administración de un antidepresivo aproximadamente una hora antes de acostarse.

¿Qué es la hipersomia?

Otro trastorno menos frecuente que el anterior, pero no por ello de menor relevancia, es la hipersomia, que se trata del aumento patológico de las horas absolutas de sueño en un 25 por ciento o más de lo habitual, especialmente en un grado tal que interfiere en la adaptación social y personal del paciente.

¿A qué se debe?

La hipersomnia crónica puede asociarse a lesiones ocupantes de espacio que afectan el hipotálamo o la región superior del tronco encefálico, así como a las causantes de hipertensión intracraneal. También puede observarse en asociación al uso o abuso excesivo de fármacos hipnóticos, en ciertas formas de encefalitis o como síntoma de una depresión. En este tipo de patología hay que mencionar un proceso infrecuente, el denominado síndrome de Kleine-Levin, que afecta a adolescentes y se caracteriza por hipersomnolencia episódica e hiperfagia (ganas de comer).

¿Qué es la apnea del sueño?

Se conoce como "síndrome de apnea del sueño" el grupo de trastornos potencialmente letales en los que la respiración se detiene durante el sueño un tiempo lo bastante prolongado para provocar que el oxígeno no llegue a la sangre, o bien que aparecen de forma repetida durante 10 segundos o más, así como 30 veces en una sola noche.

¿Qué tipos de apnea existen?

La apnea durante el sueño puede ser obstructiva (bloqueo de la nariz o de la garganta a pesar del impulso por respirar), central (disminución de las órdenes emitidas por el centro respiratorio) o mixta. La causa más frecuente es la obstrucción de las vías respiratorias. La apnea obstructiva durante el sueño (síndrome de Pickwick) se produce la mayoría de las veces en individuos con obesidad moderada o acusada, los cuales suelen intentar dormir en decúbito supino. Es más frecuente en los varones que en las mujeres. La obesidad, combinada quizá con un defecto constitucional, provoca un estrechamiento de las vías respiratorias superiores, obstrucción de la glotis y, a veces, insuficiencia respiratoria.

¿Qué consecuencias puede tener la apnea?

La obstrucción nocturna repetida puede empeorar la insuficiencia respiratoria y hacer que el paciente se despierte repetidas veces, originando un ciclo continuo de episodios de sueño durante el día y la noche, ahogo de tipo obstructivo, despertar sobresaltado con búsqueda de aire y somnolencia.

¿Qué es la narcolepsia?

La definición de Narcolepsia dada en el primer Simposio sobre esta enfermedad celebrado en 1975, la define como un trastorno del sueño que se caracteriza por tendencias del sueño anormales, dentro del que se incluyen: excesiva somnolencia durante el día, alteración del sueño nocturno y además manifestaciones alteradas de la fase REM del sueño. Las principales manifestaciones de la enfermedad son: fatiga y somnolencia excesiva diurna, parálisis de sueño y alucinaciones . La edad de inicio puede variar desde la niñez hasta la quinta década de la vida y se cree que puede ser genéticamente heredada. Se han encontrado casos de familias con varios miembros enfermos, durante varias generaciones.

¿Qué provoca la narcolepsia?

No se han logrado identificar factores precipitantes, sin embargo se ha mencionado que la menstruación, cambios súbitos del ritmo vigilia-sueño, estrés, infecciones y traumas de la cabeza pueden encontrarse como posibles antecedentes.

¿Qué es el ronquido?

Se trata de un ruido o sonido ronco que se emite al respirar mientras se duerme. Es un síntoma de que algo anormal sucede durante el sueño de quien lo padece. Puede obedecer a causas a veces no del todo sencillas y que requieren una adecuada evaluación. En muchos casos se trata de un ronquido benigno, provocado simplemente por la vibración de estructuras blandas, como la úvula o campanilla y otros tejidos próximos, que constituyen el llamado paladar blando.

¿Roncar es peligroso?

Esta obstrucción parcial de la respiración durante el sueño, que es tres veces más frecuente en las personas obesas, comprende desde un problema social molesto hasta su forma exagerada de apnea obstructiva durante el sueño. En las personas que roncan intensamente debe efectuarse una exploración completa de nariz, boca, paladar, garganta y cuello.

¿Cómo se evitan los ronquidos?

Los síntomas leves pueden controlarse evitando el consumo de bebidas alcohólicas, utilizando fármacos relajantes, durmiendo de un lado y elevando la cabecera de la cama. El tratamiento para las personas con ronquidos intensos puede oscilar desde el control de una alergia o infección nasal hasta la cirugía correctora de obstrucción en nariz, faringe o úvula.

¿Qué es la parálisis del sueño?

Consiste en episodios esporádicos en los que, al quedarse dormido o inmediatamente después de despertarse, el paciente quiere moverse y momentáneamente no puede hacerlo. Estos incidentes pueden asociarse a un gran sentimiento de terror. Aunque se asemejan a la inhibición motora que acompaña al sueño REM (movimientos rápidos oculares), son también frecuentes en niños normales y en algunos adultos normales.

¿Qué son los fenómenos hipnagógicos?

Son alucinaciones o ilusiones visuales o auditivas particularmente vívidas que pueden producirse al inicio del sueño o, con mayor frecuencia, al despertar y que son difíciles de distinguir del sueño intenso. Son ligeramente similares a los sueños vívidos que se producen en el sueño REM normal. Los fenómenos hipnagógicos son frecuentes en niños pequeños y a veces en adultos que no tienen narcolepsia ni otros trastornos del sueño.

¿Son normales estos fenómenos?

Muchos individuos considerados normales experimentan episodios esporádicos de parálisis del sueño o fenómenos hipnagógicos, pero los interpretan como hechos benignos y no buscan por ello asistencia médica.. El agotamiento, la somnolencia y la fatiga neurótica se diferencian mediante una evaluación de la personalidad y las circunstancias del sueño.

¿Cómo se remedian?

Los fármacos estimulantes pueden ser útiles en los casos mencionados; su dosificación se debe regular médicamente según las necesidades individuales de cada paciente y su cuadro clínico.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Estos episodios de temor con gritos y agitación que interrumpen el estadio 4 NREM o parasomnias son más frecuentes en los niños que en los adultos, se acompañan a menudo de sonambulismo y pueden constituir fenómenos hipnagógicos durante un despertar parcial de un sueño profundo.

¿Hay soluciones?

Terror nocturno y sonambulismo suelen ir unidos. En los adultos, los terrores nocturnos se acompañan a menudo de dificultades psicológicas o alcoholismo. A veces pueden prevenirse con pequeñas dosis de un fármaco tranquilizante al acostarse. En los niños, las recomendaciones son procurar no despertarle en las fases de terror nocturno; cerrar ventanas y puertas y evite accidentes. Hay que ser optimistas frente a este problema porque los terrores nocturnos desaparecen en torno a los 13 ó 14 años.

¿Cómo se definen las pesadillas?

Las pesadillas (sueños que causan miedo) afectan con frecuencia a los adultos y especialmente a los niños. Se producen durante el sueño REM y son más frecuentes cuando hay fiebre, fatiga excesiva o tras la ingesta de alcohol. El tratamiento debe dirigirse al trastorno o conflicto subyacente.

¿En qué consiste el sonambulismo?

Consiste en el acto de sentarse, andar o realizar otra conducta compleja durante el sueño. Los ojos suelen estar abiertos, pero no hay manifestaciones de reconocimiento de los objetos. El proceso es más frecuente al final de la niñez y durante la adolescencia. Los pacientes pueden murmurar de manera repetida y algunos se lesionan al tropezar con obstáculos o en las escaleras.

¿Un sonámbulo está, efectivamente, dormido?

No hay sueño y el EEG (electroencefalograma) realizado durante este período se parece más al de un individuo despierto que al del sueño. Por lo general, el paciente no recuerda el episodio. El tratamiento consiste en proteger al individuo de posibles lesiones y corregir el trastorno que lo origina.

¿Por qué una persona puede tardar hasta 3 o 4 horas en dormirse cuando se mete en la cama?

Si una persona duerme pocas horas y se levanta bien tal vez es que no necesita más horas de sueño, pero, por el contrario, si está cansada por la mañana es que existe un trastorno de sueño y hay que buscar la causa que lo provoca y tratarlo adecuadamente. Por ello, se debe acudir al médico de cabecera para que detecte el problema y también se deben realizar prácticas cotidianas que ayudan a conciliar el sueño.

¿Cómo afecta la comida al sueño?

Recientes estudios muestran que las comidas pueden ser consideradas como sincronizadores de los ritmos crono-biológicos (circadianos) de nuestras hormonas. La composición de una comida puede, por tanto, adormecer o espabilar. Comidas muy copiosas requieren un trabajo digestivo extra, y exigen una mayor cantidad de sangre en el sistema digestivo, en detrimento de otros órganos, como el cerebro. Esto tiene como resultado una disminución de las capacidades mentales y físicas.

¿Qué alimentos perjudican al sueño?

Chocolatinas, refrescos y dulces deben ser evitados, ya que afectan a la vigilia o al sueño. Una comida rica en proteínas reduce la síntesis de serotonina en el cerebro, y, por lo tanto, incrementa la alerta. Por supuesto, si se quiere dormir, hay que evitar la cafeína, ya que se trata de un poderoso excitante.

¿Y cuáles benefician al sueño?

El magnesio es bueno para dormir. Este mineral se encuentra en algunas aguas minerales, cereales enteros, frutos secos, nueces, etc. Una cena rica en carbohidratos (arroz, pasta, legumbres, pan, fruta y vegetales), facilitará el rápido comienzo del sueño y hará el sueño más reparador, con menos

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate