icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Martes 21 de Febrero del 2017

Osteoporosis

imprimir
 
 

La osteoporosis se caracteriza por una disminución de la masa ósea, haciendo que el hueso se vuelva delgado y frágil, ante lo que un pequeño golpe, puede suponer una fractura. La mayor incidencia se sitúa en mujeres postmenopáusicas, aunque a partir de los 35 años se inicia la pérdida de pequeñas cantidades óseas.

CAUSAS

A lo largo de nuestra vida, vamos acumulando calcio en los huesos, ya no solo para su formación, sino también como reserva de calcio en el organismo. Este “proceso de acumulación” alcanza su punto álgido alrededor de los 30- 35 años, momento a partir del cual, se va perdiendo masa de forma progresiva y natural. A esta paulatina pérdida que afecta tanto a hombres como a mujeres, le añadimos que tras la menopausia, estas últimas, sufren una aceleración en la perdida de su masa ósea, propiciando un aumento destacable de las fracturas de muñeca, columna y cadera.

La menopausia es por tanto la primera causa de osteoporosis en las mujeres, debido a una disminución en los niveles de estrógenos.

FACTORES PREDISPONENTES

Existen una serie de factores de riesgo que pueden facilitar la aparición de osteoporosis. La mayoría de ellos tienen que ver con nuestros hábitos de vida y al modificarlos estaremos previniendo en gran medida su formación.

  • Ser mujer de raza blanca o asiática
  • Ser menopausica precoz ya sea natural o quirúrgica
  • Tener antecedentes familiares
  • Tabaquismo
  • Consumir en exceso alcohol o tabaco
  • Periodos de amenorrea ( ausencia de regla en periodo fértil)
  • Dieta (enlace con dieta ejemplo menopausia Rosselló) pobre en calcio durante periodos prolongados, en especial durante la adolescencia, embarazo y juventud. ( ver necesidades) enlace con la tabla de recomendaciones diarias que tenemos
  • Determinadas enfermedades que interfieran en la absorción del calcio (diabetes, hipertiroidismo, intolerancia a la lactosa, alteraciones renales, etc.)
  • Tratamientos prolongados con determinados medicamentos (corticoides, diuréticos, antiácidos, etc.)
  •  Vida sedentaria y no practicar ejercicio físico

PREVENCIÓN

El mejor tratamiento de la osteoporosis es la prevención, interviniendo en aquellos factores que predisponen a padecerla, evitando el consumo excesivo de alcohol y tabaco, haciendo un aporte diario suficiente de calcio, en función de cada etapa de la vida y practicando ejercicio adecuado de forma regular, eliminaremos un alto porcentaje de posibilidades de sufrir la enfermedad.

LA IMPORTANCIA DEL EJERCICIO COMO PREVENCIÓN EN LA OSTEOPOROSIS

El ejercicio físico es el principal estímulo para la formación ósea de la misma manera que el sedentarismo hace que perdamos densidad en nuestros huesos. Este ejercicio debe basarse en:

  • Evitar aquellos ejercicios que producen una excesiva flexión de la columna dorsal
  • Evitar una exagerada curvatura lumbar en posición de pie y de sentado, aprendiendo a bascular la pelvis y fortaleciendo la musculatura abdominal, como medida de prevención
  • No insistir en la flexibilización de la columna, sobre todo en la flexión forzada y en la rotación ya que con ello provocamos un estrés mecánico excesivo e inadecuado con riesgo de producir o incrementar un aplastamiento vertebral.
  • Realizar ejercicios respiratorios con los que no solo mantendremos la funcionalidad de este sistema, sino que evitaremos la rigidez de la caja torácica que agrava la insuficiencia respiratoria que suelen presentar los enfermos osteoporóticos.

Los objetivos fundamentales que queremos conseguir son:

  1. Aprender a ser conscientes de la postura que adquirimos, consiguiendo así que las actividades de la vida diaria e incluso deportiva se realicen sin riesgo para nuestras vértebras.
  2. Prevenir las deformidades vertebrales y sobre todo las fracturas por aplastamiento, fortaleciendo sobre todo los músculos que “sujetarán” la columna.
  3. Prevenir los dolores vertebrales producidos por la osteoporosis y el aplastamiento vertebral 
  4. El mejor ejercicio es el que se realiza en carga y contra una resistencia media o intensa. Esto comprende muy diversas actividades físicas y deportivas, todas ellas de interés, aunque en diverso grado. 

EJERCICIOS CONTRAINDICADOS

En general, están contraindicados todos los ejercicios que supongan esfuerzos bruscos y rotaciones forzadas, sobre todo en columna vertebral.

Particularmente hay que tener en cuidado con los ejercicios de columna, por ser esta localización muy delicada en los pacientes osteoporóticos.

Son ejercicios definitivamente prohibidos los que solicitan flexiones amplias de columna. Por ejemplo, de pie con las piernas rectas ir a tocarse las puntas de los pies, o bien, sentado intentar lo mismo. Se ha comprobado que las personas que hacen estos ejercicios tienen más aplastamientos y dolor vertebral.

Análogamente, levantar pesos con la columna arqueada es también muy peligroso; debe hacerse flexionando rodillas y caderas y con la espalda recta. Las torsiones de la columna y los movimientos bruscos o de gran amplitud también suponen riesgos de provocar dolor.

Tras episodios de dolor intenso habrá que esperar a que éste mejore para emprender una actividad físico- deportiva o de ejercicios terapéuticos; en todo caso, cuando se empiece, debe hacerse gradualmente y suprimir todo lo que origine dolor. Si éste es persistente, se deberá consultar al médico.

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate