icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Martes 26 de Septiembre del 2017

Lupus Eritematoso

imprimir
 
 

El lupus es una enfermedad crónica del sistema inmunológico, no contagiosa y que se manifiesta a través de brotes o crisis. El sistema inmune generalmente protege al cuerpo produciendo anticuerpos o proteínas que atacan y destruyen a los agentes invasores extraños, tales como las bacterias y los virus. En las personas con lupus, todavía por razones desconocidas, se producen anticuerpos que atacan a las células sanas del propio organismo, provocando inflamaciones en las articulaciones, daño en los tejidos o la piel e incluso lesiones en órganos vitales como el corazón, los riñones o el cerebro. 

PREVENCIÓN

La detección precoz, un diagnóstico adecuado, la medicación para el lupus, el seguimiento de la enfermedad por los especialistas adecuados, la protección solar y el manejo del estrés y evitar determinados fármacos son muy importantes para ayudar a minimizar los efectos de la enfermedad.  

TRATAMIENTO

Existen diversos tratamientos para el lupus, que se aplican según la gravedad del brote y las manifestaciones que se producen. Se utilizan para mejorar los síntomas durante los brotes o crisis, pero no pueden curar la enfermedad.

La medicación que se utiliza son aspirinas, antiinflamatorios no esteroideos (AINES), antipalúdicos, corticoides e inmunosupresores, aunque hay otros tratamientos como inmunoghlobulinas a altas dosis, la terapia biológica, inmunoablativa y el autotrasplante de médula ósea.

TIPOS

  • El lupus discoide o Cutáneo se limita a la piel.
     
  • El lupus sistémico puede afectar a cualquier sistema del cuerpo, incluyendo las articulaciones, o incluso lesionar órganos vitales, como el corazón, los pulmones, los riñones y el cerebro.
     
  • El lupus inducido por medicamentos está causado por un uso continuado de determinados fármacos. Sus síntomas son similares al lupus sistémico pero generalmente desaparecen cuando se suspende la medicación.
     
  • El lupus neonatal es otra forma de lupus que afecta a los fetos o recién nacidos con manifestaciones en la piel, la sangre, el corazón o el hígado.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes antes del diagnóstico son pérdida de peso, fatiga extrema, caída del pelo, eritema malar -manchas rojas en forma de alas de mariposa sobre las mejillas y el dorso de la nariz- , dolor e inflamación en las articulaciones y décimas de fiebre.

El lupus discoide afecta a la piel, y el lupus sistémico puede afectar a cualquier sistema u órgano del cuerpo provocando inflamación en los tejidos. Así las manifestaciones más notables son sobre la piel o las articulaciones, aunque también puede dañar a la sangre, riñones, corazón, pulmones, hígado, sistema nervioso central,...

DIAGNÓSTICO

El lupus puede ser difícil de diagnosticar, ya que no hay una prueba médica única que los especialistas realicen para comprobar la existencia de la enfermedad, sino que se realiza en base a unos criterios de clasificación obtenidos de la historia clínica, análisis de sangre y orina y otras pruebas especializadas, como el estudio inmunológico. En algunas ocasiones la persona no reúne los criterios suficientes para que el especialista realice el diagnóstico pero posteriormente sí; el tiempo medio para el diagnóstico de la enfermedad es de dos años. Por otro lado al lupus se le conoce como “el gran simulador” porque sus síntomas se asemejan a los de otras enfermedades comunes y puede pasar desapercibida durante mucho tiempo.

El médico de atención primaria, cuando sospecha que puede tratarse de lupus, remite a los pacientes al especialista: dermatólogo si se trata de lupus discoide, e internista o reumatólogo si es lupus sistémico, quienes serán los encargados de realizar el diagnóstico, tratamiento y controles de estos pacientes. Otros especialistas, como nefrólogos, inmunólogos, hematólogos, obstetras, neurólogos, pueden participar del control de determinados pacientes. Por tanto, la asistencia debe ser interdisciplinaria, por médicos acostumbrados a manejar la enfermedad. 

 CAUSAS

Las causas que provocan el lupus son aún desconocidas, si bien se sabe que determinados factores medioambientales, como el sol o las infecciones, una predisposición genética, las hormonas sexuales femeninas -estrógenos-, el estrés y determinados fármacos están muy relacionados con la actividad de la enfermedad.

PERFIL

El lupus afecta a personas de todos los países y normalmente se desarrolla en mujeres en edad fértil entre los 15 y los 44 años; nueve de cada diez personas con lupus son mujeres. Los investigadores estiman que al menos cinco millones de personas en todo el mundo tienen lupus, de los cuales más de 20.000 son españoles. 

 

Información cedida por la Federación Española de Lupus (FELUPUS) 

 


La información contenida en este texto es meramente informativa, ante cualquier duda, consulte con su médico de cabecera.

 

imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate