icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Jueves 02 de Octubre del 2014

Vaginitis

imprimir
 
 

"Sagrario se presentó en mi consulta porque tenía fiebre y dolor de garganta: padecía una amigdalitis aguda purulenta. Le mandé un antibiótico y un antitérmico, no sin explicarle lo importante que era una ingesta de líquidos abundante para completar el tratamiento. Le dije que volviera a los siete días para observar cómo había evolucionado.

A la semana, Sagrario regresó a verme y su amigdalitis estaba curada, pero me comentó que tenía muchas molestias en la zona vaginal, sensación de quemazón, prurito y un flujo vaginal abundante y algo más claro y espeso de lo normal.

Lo que había sucedido es que el antibiótico había destruido la flora bacteriana habitual de la vagina y una levadura oportunista, la "cándida albicans" le estaba provocando una infección vaginal.

Una vez más se cumplía la predicción que mi abuela hacía siempre que le mandaba un tratamiento médico: "Hijo, me lo tomaré si no hay más remedio, pero ya sabes que lo que es bueno para el bazo, es malo para el espinazo ... seguro que me sienta mal". En táctica militar esta frase de sabiduría popular hablaría de "daños colaterales previsibles", pero en el fondo, inevitables. El contratiempo sufrido por Sagrario se debía a un efecto adverso del antibiótico que es relativamente frecuente. Con el tratamiento adecuado, mi paciente recuperó su flora vaginal y desaparecieron las molestias. Ante una sintomatología semejante, consulta siempre con tu médico."

"Hijo, me lo tomaré si no hay más remedio, pero ya sabes que lo que es bueno para el bazo, es malo para el espinazo ... seguro que me sienta mal". En táctica militar esta frase de sabiduría popular hablaría de "daños colaterales previsibles", pero en el fondo, inevitables. El contratiempo sufrido por Sagrario se debía a un efecto adverso del antibiótico que es relativamente frecuente. Con el tratamiento adecuado, mi paciente recuperó su flora vaginal y desaparecieron las molestias. Ante una sintomatología semejante, consulta siempre con tu médico."


Luis Gutierrez

¿Qué es una vulvo- vaginitis?

Es una inflamación de la vulva y/ o la vagina que se manifiesta por la aparición de un flujo vaginal espeso y mal oliente, irritación, picor y enrojecimiento local.

¿Por qué se producen?

La mayoría de los casos se deben a infecciones por bacterias, hongos, parásitos o virus. Algunas mujeres padecen alergia a productos químicos o tejidos y esta puede ser otra causa de inflamación vulvar. En la mujer postmenopáusica se produce irritación vaginal por déficit hormonal, dando lugar a una vaginitis atrófica

¿Qué es la "trichomonas vaginalis"?

Se trata de un protozoo capaz de producir con gran frecuencia vulvo-vaginitis en la mujer. La tricomoniasis vaginal es considerada una enfermedad de transmisión sexual, dado que la forma más frecuente de generarse la enfermedad es por inoculación de la tricomona en la vagina tras el coito. También es posible que la tricomona llegue a la vagina a través de ropas contaminadas con el protozoo.

¿Qué síntomas da la infección por tricomonas?

Hay un porcentaje altísimo de mujeres que no tiene ningún tipo de síntomas, pero aquellas que sí los tienen presentan un flujo vaginal de color verdoso y olor fuerte, acompañado de picor vaginal.

¿Cómo realiza el médico el diagnóstico de tricomoniasis vaginal?

Mediante la visualización del protozoo por una técnica de laboratorio que se llama frotis en fresco. El frotis en fresco se realiza tomando una muestra del exudado vaginal para, posteriormente, situarlo en un porta Y visualizarlo a través del microscopio.

¿cómo se trata?

Con un fármaco llamado "metronidazol" . Es muy importante que la pareja sexual se trate al mismo tiempo y que no mantengan relaciones hasta la curación total de ambos para evitar infecciones recidivantes.

¿Qué es la "candidiasis vulvo - vaginal"?

Es la infección de la vulva y la vagina por una levadura que, en el 90% de los casos es la "cándida albicans". En tres de cada diez mujeres que padecen una vulvo-vaginitis, ésta es consecuencia de una candidiasis.

¿Cómo se transmite la candidiasis?

Hay dos vías frecuentes de infección: una es por transmisión sexual y otra es por una alteración de la flora vaginal provocada por tratamientos con antibióticos, embarazo, diabetes o enfermedades que debilitan el sistema inmunitario y que facilitan la anidación de la cándida en el aparato genital femenino.

¿Qué síntomas da la candidiasis vaginal?

Picor y enrojecimiento de la zona genital, además de la aparición de flujo vaginal blanquecino, de aspecto y textura semejante al yogur.

¿Cómo se trata la candidiasis vaginal?

Con medicamentos antifúngicos o antimicóticos, bien por vía tópica o general. La elección de la forma de administración del medicamento dependerá de la intensidad de la infección.

¿Son frecuentes las infecciones vulvo-vaginales por bacterias?

De cada diez mujeres que padecen una vulvo-vaginitis, en cuatro el agente infeccioso es una bacteria. En la vagina habitualmente viven "lactobacilos" de forma saprofita, y son responsables de mantener un PH que impida las infecciones. Por diferentes motivos los lactobacilos pueden destruirse, favoreciendo la anidación de bacterias oportunistas que causan infecciones vulvo- vaginales. Son muchas las bacterias que pueden provocar infecciones vaginales, entre las más frecuentes están la "gardnerella vaginalis", los "mycoplasmas", los "bacteroides" y los "peptoestreptococos".

¿Cómo se tratan estas infecciones?

Mediante la utilización de antibacterianos y antisépticos, bien por vía oral o en forma de cremas y geles vaginales tópicos.

¿Por qué se producen las verrugas genitales?

Son unas lesiones de aspecto verrucoso, localizadas en la zona genital y causadas por el papilomavirus humano (o virus del papiloma humano). Es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en los países desarrollados. Las lesiones son conocidas como condilomas.

¿Cómo se transmite el virus?

La forma más frecuente es por contacto genital directo, aunque también es posible el contagio por contacto buco-genital.

¿Qué síntomas da la infección por el papilomavirus humano?

El síntoma característico es la aparición de unas lesiones carnosas amplias que al confluir, adquieren el aspecto de un racimo, localizándose en la región vulvar y anal. Dependiendo del tamaño de los condilomas, producirán dolor, infecciones frecuentes o hemorragias locales.

¿Es cierto que la infección por el papilomavirus humano, se relaciona con el cáncer?

Hay estudios que ponen de manifiesto la potencialidad cancerígena del papilomavirus humano, de ahí la importancia del diagnóstico precoz y del tratamiento oportuno.

¿Cómo se tratan los condilomas?

Mediante su eliminación con técnicas diversas como por ejemplo: laserterapia, crioterapia o la aplicación local de una sustancia llamada "podofilina".

¿El virus del herpes simple puede producir una vaginitis?

El virus del herpes simple tipo- 2 es responsable de la vulvo- vaginitis herpética. El herpes genital se caracteriza por aparecer de forma recidivante, es decir, produce una infección que se trata y luego suele volver a aparecer especialmente en situaciones de estrés o de bajada de defensas.

¿Qué síntomas da la vaginitis por herpes simple?

La mujer que la padece nota quemazón vaginal, dolor al mantener relaciones sexuales, molestias al orinar y aumento del flujo. Además, produce unas lesiones de contenido líquido en la mucosa vaginal que son muy características.

¿Qué es una "Bartholinitis"?

Es la inflamación, habitualmente de origen infeccioso, de las glándulas de Bartholino. La función de dichas glándulas es la de lubricar la zona vulvo- vaginal y se encuentran situadas en la cara interna de los labios mayores vulvares.

¿Qué síntomas da la Bartholinitis?

Dolor e inflamación de la zona donde se encuentran situadas. El dolor, en ocasiones, se hace tan insoportable que incluso origina dificultad para andar.

¿Cómo se trata una Bartholinitis?

Cuando acaba de empezar la inflamación, suele ser suficiente con el uso de un tratamiento antibiótico y antiinflamatorio por vía oral. Sin embargo, hay dos complicaciones relativamente frecuentes:

  1. Puede enquistarse y llegar a alcanzar un tamaño molesto.
  2. Puede recidivar o reinfectarse con frecuencia.

En ambos casos la solución es quirúrgica y consiste en extirpar la glándula afectada.

RECUERDA QUE ...

  1. Al primer síntoma de molestias vaginales, debes acudir al médico para que ponga el tratamiento adecuado.
  2. Debes consultar a tu médico si es preciso que tu pareja siga también el tratamiento.
  3. En las infecciones por cándidas, el consumo de yogur mejora la sintomatología y ayuda a colonizar nuevamente la mucosa con lactobacilos.

La toma de antibióticos puede favorecer la aparición de vaginitis por gérmenes oportunistas.

Enlaces Relacionados

  1. Enemigos de la piel y vaginitis
imprimir

<< volver

Publicidad

PUBLICIDAD


Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate