icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Miércoles 22 de Octubre del 2014

Cáncer de útero

imprimir
 
 

"Revisando el fichero de la consulta me detuve en el historial clínico de Rosario, una mujer de sesenta años que acudió a verme porque había tenido un sangrado vaginal después de que se le hubiera retirado la regla, hacía ya más de ocho años.

Siempre que se me presenta un caso parecido me viene a la memoria la frase que, en tono de máxima, nos espetó un profesor de ginecología a todos los alumnos que pasábamos sala con él en el Hospital Clínico San Carlos: "Toda hemorragia vaginal en una mujer mayor de 55 años debe ser estudiada inmediatamente, ya que en el noventa y cinco por ciento de los casos, es un cáncer de útero".

Rosario estaba entre ese noventa y cinco por ciento de casos y el presagio se confirmó. Por fortuna, después de ser intervenida quirúrgicamente y seguir un tratamiento con radioterapia y quimioterapia, mi paciente hace una vida absolutamente normal, siguiendo los consejos indicados por los especialistas que han tratado su caso. Me queda una reflexión que hacer: Rosario no seguía las revisiones ginecológicas anuales, su excusa "...como ya soy una mujer mayor..." ¡no me vale!, estaba mal hecho porque todo tumor diagnosticado en los primeros estadíos tiene una altísima probabilidad de curación. Rosario ha tenido mucha suerte pero, por desgracia, no siempre es así"

Luis Gutierrez

¿Qué es?

¿Es lo mismo cáncer de útero que cáncer de endometrio?

El endometrio es la capa que recubre internamente el útero. El cáncer de útero comienza en el endometrio y más tarde puede extenderse a las demás capas que forman el útero. Por lo tanto, cuando hablamos de cáncer de útero o endometrio estamos refiriéndonos al mismo proceso

Factores de riesgo

 

¿A qué edad es más frecuente?

La mujer que ha entrado en la menopausia y tiene entre cuarenta y cinco y sesenta años de edad tiene más riesgo de padecerlo, sin embargo, el cáncer de útero no respeta a la mujer joven, quien también es blanco de este tipo de proceso maligno, aunque con menor frecuencia.

¿Existen factores ginecológicos que predisponen a su aparición?

Estadísticamente se ha visto que este tumor es más frecuente en mujeres que tienen irregularidades menstruales tales como: excesiva hemorragia durante la menstruación, sangrado entre períodos o ausencia de regla durante varios meses de forma consecutiva. Otros factores de riesgo son la nuliparidad, es decir, el no haber tenido hijos y la menopausia tardía, considerándola como tal la que aparece después de los cincuenta y dos años.

¿Tienen más riesgo de padecerlo las mujeres obesas, hipertensas y diabéticas?

Como sabéis hay tres males muy frecuentes en la sociedad actual y además guardan una íntima relación entre sí, ya que la obesidad conlleva, en muchas ocasiones, al desarrollo de hipertensión y diabetes. Pues bien, una vez aclarado este concepto, se puede afirmar que hay muchos trabajos de investigación que relacionan el cáncer de útero con la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

Síntomas

Sin duda alguna, el sangrado vaginal en la mujer post- menopáusica, la aparición de reglas irregulares y muy abundantes así como el sangrado intermenstrual en la mujer en edad fértil, son los tres síntomas más evidentes que pueden hacer sospechar la existencia de un cáncer de útero.

Hay otros síntomas más inespecíficos como la distensión y el dolor abdominal o la sensación de pesadez en la zona pélvica. Sin embargo, hay ocasiones en que un tumor uterino no da la cara, no produce síntomas, de ahí la enorme importancia de las revisiones ginecológicas anuales en todas las mujeres, sea cual sea su edad.

Pruebas diagnósticas

A veces son varios los pasos que hay que dar para llegar a un diagnóstico de certeza. La citología cervico- vaginal puede detectar células tumorales endometriales, pero es cierto que dependiendo de varios factores, esta prueba puede dar falsos negativos.

En la actualidad, el ginecólogo cuenta con un arma potentísima para hacer un diagnóstico de certeza del cáncer uterino: el "histeroscopio", un aparato que permite ver toda la cavidad uterina y realizar desde una biopsia de las zonas sospechosas de albergar un cáncer uterino, hasta una citología endometrial. La histeroscopia es una prueba muy selectiva y fiable que se realiza en la consulta ginecológica sin necesidad, por tanto, de pasar por el quirófano.

Tratamiento

 

Si tengo un cáncer de útero, ¿siempre me lo tendrán que quitar?

La histerectomía o extirpación del útero es la técnica quirúrgica empleada en el tratamiento del cáncer de útero. En la misma intervención, si el cirujano lo cree conveniente, se pueden extirpar también los ovarios y las trompas de Falopio, lo que se denomina histerectomía radical. La radioterapia, la quimioterapia y la hormonoterapia son las tres armas terapéuticas que utiliza el oncólogo para destruir las células cancerígenas que puedan quedar después de haber realizado la histerectomía.

RECUERDA QUE ...

  • El noventa por ciento de las mujeres que han padecido un cáncer de útero se curan si el diagnóstico se hizo a tiempo. De ahí la importancia de las revisiones ginecológicas anuales en cualquier etapa de la vida.
  • Si has entrado en la menopausia y aparece un sangrado vaginal, debes acudir lo antes posible al ginecólogo. De esta decisión y de su rapidez puede depender tu vida.
  • Si estás en edad fértil y tienes reglas abundantes e irregulares, debes consultarlo con tu ginecólogo.
  • Mantenerte en tu peso ideal es un seguro de salud para tu útero.

 

imprimir

<< volver

Publicidad

PUBLICIDAD


Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate