icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Miércoles 03 de Septiembre del 2014

Miomas

imprimir
 
 

Los miomas son  los tumores benignos más frecuentes en el aparato reproductor femenino. No se conocen las causas aunque hay un componente genético e influencia hormonal.  Existen diferentes tipos según su localización en el útero.

La edad  más frecuente para el desarrollo de miomas se comprende entre 35/49 años de edad.

En mujeres de raza negra hay más incidencia y puede existir cierta  predisposición genética.

Los síntomas son variables al igual que el tratamiento, que se aplica en función del tipo de mioma.

Causas

Los miomas son  los tumores benignos más frecuentes en el aparato reproductor femenino. No se conocen las causas aunque existe un componente genético e influencia hormonal.

Tipos de mioma

  • SUBMUCOSOS: Nacen y crecen justo debajo de la capa interna del útero ( endometrio ). Pueden tener una base ancha de inserción al útero o pueden estar atados al mismo por uno fino y la mayor parte del mioma estar colgando en la cavidad uterina. Este tipo es el menos frecuente de todos, pero es el que más problemas suele causar.
  • SUBSEROSO: Aparecen y se desarrollan bajo la capa externa del útero. Pueden tener las mismas características que los submucosos. No suele producir reglas abundantes o sangrado entre reglas, pero al crecer hacia fuera, puede ocasionar dolor en la parte baja de la espalda o sensación de presión en el bajo vientre o en todo el abdomen.
  • INTRAMURALES: Se desarrollan en el espesor de la pared del útero y no distorsiona, o solamente de forma moderada, el endometrio o la superficie serosa.
  • TRANSMURALES: Se desarrollan en el espesor de la pared del útero pero llegan a adquirir un tamaño que distorsiona sustancialmente el endometrio y la superficie serosa. Junto con los intramurales son los más frecuentes.
     

Perfil 

 

  • Mujeres entre 35/49.
  • En mujeres de raza negra hay más incidencia.
  • Predisposición genética.

     Síntomas

    La mayoría de las mujeres con miomas no tienen síntomas, y de hecho sólo de un 10 a un 20% de estas, necesitarán tratamiento.

    Dependiendo de la localización, el número y el tamaño, la sintomatología es distinta, pero los más frecuentes son:

    • Reglas abundantes: Las pacientes se quejan de sangrar en mucha cantidad y durante varios días en sus reglas además de sangrado entre reglas.
    • Dolores cólicos en el bajo vientre durante las reglas (dismenorrea), con sensación de peso o presión.
    • Dolor en la parte baja de la espalda (lumbares) e incluso dolor irradiado a una pierna, debido a la presión que ejercen los miomas sobre los nervios.
    • Aumento de la frecuencia urinaria también por la presión del mioma en la vejiga. ( Poliuria ).
    • Estreñimiento y distensión abdominal por gases.( Debido una vez más, a la presión sobre el intestino grueso)
    • Aumento del perímetro abdominal.
    • Coitalgia. ( Dolor en la relación sexual )

    Diagnóstico 

  • Examen físico.
  • Ecografía.
  • Resonancia magnética.
  • Histeroscópia.

     Tratamiento 

    • La embolización consiste en interrumpir el flujo sanguíneo de las arterias que alimentan los miomas. Con este procedimiento se detienen las hemorragias y se reduce su tamaño. Se evitan además otros tratamientos más agresivos como la miomectomía ( extracción quirúrgica del mioma  ) o la histerectomía ( extirpación del útero ).
    • Tratamiento farmacológico a base de hormonas de diferentes tipos para conseguir una reducción del tamaño del mioma. El problema de este tratamiento es que cuando se interrumpe, vuelve a crecer por lo que no podemos considerarlo un tratamiento definitivo. 
    • La miomectomía consiste en extraer uno o más miomas por medio de la cirugía abriendo el abdomen para acceder a ellos. ( En la actualidad se utiliza la técnica laparoscópica que requiere de pequeñas incisiones lo que hace la operación menos agresiva con mejor posoperatorio). La desventaja de este tratamiento es que un alto porcentaje de pacientes vuelven a desarrollar miomas. Pueden aparecer una serie de complicaciones por formación de adherencias entre los órganos de la pelvis que provocan dolor.
    • La resección histeroscópica parece ser el tratamiento ideal en los casos de miomas submucosos, la recuperación es muy rápida ya que no se quita el útero y no se utiliza anestésia  general.
    • La histerectomía consiste en extraer el útero totalmente ( cuello y cuerpo) o parcialmente ( sólo el cuerpo). Hay varias técnicas para su extracción. Es un tratamiento más agresivo en el que del 25 al 50% de las pacientes sufren complicaciones. 
  • imprimir

    << volver

    Publicidad

    PUBLICIDAD


    Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
    Compruébelo aquí
      SSL Certificate
    SSL Certificate