icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Martes 26 de Septiembre del 2017

La autoestima

imprimir
 
 

«No valgo nada.»
«Me avergüenzo de mí.»
«Soy inútil.»
«No me gusta mi forma de ser.»
«Me domina la inseguridad.»
«No caigo bien a los demás.»
«No tengo nada bonito.»
«No soy agradable.»
«No sirvo para nada.»

He oído tantas veces a personas valiosísimas repetirse ese tipo de frases que debería estar acostumbrada, pero siempre me producen una punzada en el corazón. Es lamentable que nos hablemos a nosotros mismos de forma tan despiadada. El trasfondo de estas afirmaciones está en nuestra autoestima.

El término autoestima tiene dos vertientes:

  • Por un lado, tiene que ver con la imagen que tenemos de nosotros mismos. Es decir, qué vemos cuando nos asomamos al "espejo" interno y externo. En este sentido, el "espejo" en el que nos reflejamos puede distorsionar más o menos la imagen en función del "filtro" que nosotros tengamos al juzgarnos. Si ese filtro es de aceptación, nos sentiremos a gusto y conformes con nosotros mismos. Si el filtro es de crítica exhaustiva, nos sentiremos disconformes, además de experimentar malestar y rechazo hacia nosotros mismos. Es decir, según hayamos aprendido a juzgarnos estaremos conformes o disconformes con nuestra forma de ser, tanto en lo externo como en lo interno.
  • Por otro lado, la palabra autoestima define la propia estimación, el aprecio que nosotros nos tengamos, eso que se llama quererse. De nuevo, va a tener que ver con el filtro con el que nos permitamos darnos afecto, autocuidados y dedicación a nosotros mismos.

Como todo término que se pone de moda, de tanto usarlo, ha perdido cierta identidad, se ha contaminado generando confusión. Hablamos de tener o no tener autoestima de forma equivocada. Decimos que una persona no tiene autoestima sólo en el sentido de la segunda acepción; es decir, cuando una persona no se quiere suficientemente a sí misma.

Sin embargo, en el otro sentido, todos tenemos autoestima. Quiero decir que todos tenemos un criterio de nosotros mismos bueno o malo, pero lo tenemos. En este sentido, tendremos que hablar de autoestima buena o alta, que la poseen las personas que tienen un criterio saludable sobre sí mismos, y autoestima mala o baja, en aquellas personas que no se sienten a gusto con ellos mismos, que se infravaloran. Una autoestima baja es siempre el sustrato o la columna que mantiene casi todas nuestras dolencias:

la inseguridad.
la depresión.
la angustia.
los miedos.
las dificultades de relación.
los fracasos. los complejos.
la rabia, la culpa.
las adicciones.
Etcétera.

Lo que llamamos buena o mala suerte depende de cómo nos veamos a nosotros mismos. Cuando hablamos de suerte, ponemos el poder de nuestras vidas fuera de nosotros y esto es una falacia, una falsedad. Más del 90 por ciento de las cosas que nos ocurren dependen de nosotros mismos: el azar o la suerte tienen una incidencia mínima en nuestras vidas. Es verdad que, en ocasiones excepcionales, el azar puede ser determinante, tanto para bien como para mal.

Lo que está claro es que hay un 90 por ciento de lo que nos pasa que depende única y exclusivamente de nosotros. Imagina que a una persona le toca una cantidad importante en la lotería: si esa persona gestionara mal su dinero despilfarrándolo sin medida, lo más seguro es que poco tiempo después se encuentre en la ruina.

Cuando tenemos una mala autoestima, no confiamos en nosotros mismos y preferimos hacer responsable a la suerte de lo que nos pasa. Sin embargo, hay una frase tomada del Upanishad (texto védico que, al igual que la Biblia, el Corán o el Talmuth, es un compendio de sabiduría) que reza así:

«Tú eres tu deseo profundo e impulsor, tu deseo mueve tu voluntad, tu voluntad mueve tus actos y tus actos determinan tu destino».

Asumir la responsabilidad de tu vida es el paso más importante para encontrar el tan ansiado equilibrio. No puede haber equilibrio si la persona no tiene una buena autoestima que le haga sentirse bien consigo mismo.

Margarita Rojas

 
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate