icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Martes 26 de Septiembre del 2017

Es importante pedir ayuda

imprimir
 
 

En el capítulo anterior, hemos visto los síntomas más comunes de depresión. Pues bien, cuando la intensidad de los mismos te supera o bien cuando lleva padeciéndolos más de tres semanas, no lo dudes: pide ayuda. ¿A quién? Indiscutiblemente, a tu médico. Él será el primero que hará un diagnóstico correcto.

Hay que tener en cuenta que muchos de los síntomas de depresión se comparten con algunas enfermedades físicas y es muy importante no confundirlos.

Recuerdo una ocasión en la que vino a mi consulta una mujer menudita de 42 años, maestra de profesión, que había perdido a su madre unos meses antes. Esta mujer, a la que vamos a llamar Alicia, presentaba el siguiente cuadro: un agotamiento desconocido para ella (el simple hecho de hacer una cama la dejaba exhausta) que, junto al recuerdo de su madre, le provocaba el llanto.  

Por otro lado, había perdido bastante peso, pese a sostener que comía igual que antes.
Como siempre que acude una persona a la consulta de un psicólogo, lo primero que se hace es una profunda entrevista en la que se contempla la historia del paciente. Posteriormente, se realiza un estudio de su personalidad mediante test psicológicos.
Pues bien, en el caso de Alicia, si bien se solapaban los síntomas de duelo con síntomas físicos típicos de la depresión, la impresión que saqué tras el análisis de los resultados del estudio es que no cuadraban.
Rogué a Alicia que acudiera a su médico de cabecera para que la sometiera a un chequeo. El resultado fue un trastorno digestivo que impedía la absorción de nutrientes esenciales para la salud. Por eso se encontraba tan fatigada y, al sentirse incapaz de hacer las cosas que antes hacía sin esfuerzo, se deprimía. En este caso, lo importante fue que, al tratar el problema orgánico, mejoraron los síntomas psíquicos.

Por tanto, siempre que tengas síntomas que tú no puedes manejar, acude a tu médico para que oriente tus pasos. Has leído bien: orientar tus pasos. No quiere decir que sea siempre el médico el que trate tu depresión, sino que el facultativo puede recomendarte la visita al psiquiatra (si considera necesario el uso de fármacos) y/o al psicólogo.

Creo que este apartado sobre cuándo pedir ayuda quedaría francamente incompleto si no aclaramos esta frase que circula constantemente de boca en boca:

"Yo no voy a un psicólogo porque no estoy loco"
.

Para acudir a la consulta de un psicólogo, no necesariamente tenemos que sufrir una patología. Es más, en muchas ocasiones, acudir a un psicólogo evita que ese problema acabe convirtiéndose en una enfermedad, del mismo modo que, cuando tenemos molestias en el estómago, acudimos al médico para evitar así padecer una úlcera u otras complicaciones de mayor gravedad.

Yo siempre defiendo que mis pacientes no sólo no están locos, sino que son personas lo suficientemente responsables como para saber que tienen un problema y lo suficientemente valerosos como para tener el coraje de querer trabajar para resolverlo. Por lo tanto, otras causas para pedir ayuda son conflictos vitales (en la familia, en el trabajo, en las relaciones interpersonales) que nosotros mismos no podemos manejar. No sólo la depresión necesita una guía. Otros estados relacionados con la ansiedad, fobias y miedos en general también son causas suficientes para consultar con un profesional.

En otras ocasiones, son estados de disconformidad con nosotros mismos (falta de autoestima, complejos o crisis de edad) lo que nos mueve a pedir ayuda. En estas páginas, podrás encontrar un apoyo, pero, si no es suficiente, no te avergüences de pedir ayuda.

Margarita Rojas 

 
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate