icono favoritos Añadir a favoritos
icono inicio Hacer página de inicio
Viernes 24 de Febrero del 2017

Artículos de nutrición

imprimir
 
 
MINERALES Y VITAMINAS EN LA DIETA
  Si los nutrientes fundamentales no están presentes en nuestra dieta corremos el riesgo de tener problemas como sequedad de la piel, caída del pelo, sensación de cansancio o incluso problemas de desequilibrio nervioso como estados de mal humor o falta de vitalidad.

Es preciso tomar a diario minerales y vitaminas. Las vitaminas deben ser aportadas a través de la alimentación, puesto que el cuerpo humano no es capaz de elaborarlas por si mismo. Una excepción es la vitamina D, que se puede formar en la piel con la exposición al sol, y las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico, que se crean en pequeñas cantidades en la flora intestinal.

Con una dieta equilibrada y abundante en productos frescos y naturales, dispondremos de todas las vitaminas necesarias sin precisar de ningún aporte adicional en forma de suplementos de farmacia o herbolario. Un aumento de las necesidades biológicas requiere un incremento de estas sustancias, como sucede en determinadas etapas de la infancia, el embarazo, la lactancia y durante la edad avanzada.

El riesgo del tabaco

El consumo de tabaco, alcohol o drogas en general provoca un mayor gasto de algunas vitaminas, por lo que en estos casos puede ser necesario un aporte suplementario. Debemos tener en cuenta que la mayor parte de las vitaminas sintéticas no pueden sustituir a las orgánicas, es decir, a las contenidas en los alimentos o extraídas de productos naturales (levaduras, germen de trigo, etc.).
En el caso de que las dosis vitamínicas no sean las adecuadas, es el propio organismo el que avisa mediante diversas señales de la carencia de alguna o varias vitaminas. Los síntomas más característicos son: apatía, insomnio, falta de apetito, irritabilidad, estrés y facilidad para coger infecciones, entre otras.

Necesidades vitamínicas

Si en nuestra dieta no faltan alimentos integrales y productos frescos y crudos es realmente difícil que lleguemos a padecer un estado carencial de vitaminas. A la hora de adelgazar hay que controlar especialmente el aporte de vitamina B2 y ácido fólico.
Es conveniente comer verduras en abundancia. Es muy útil también tomar una ración de alimento crudo en forma de ensaladas o frutas. No es bueno suprimir el consumo de aceites. Si nos faltan los ácidos grasos esenciales se provocará y acelerará el envejecimiento de nuestras células.
imprimir

<< volver

Club gente saludable   Certificación de Web de Interés Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruébelo aquí
  SSL Certificate
SSL Certificate